Tuesday, January 27, 2015

Colectanea en Derecho y Humanidades.


 
Legal Theory and the Humanities.
Peter Goodrich & Maksymilian Del Mar (eds.),
Ashgate, Famhan; Surrey; Burlington: 2014, xxvi, 525 pp.
ISBN: 9781409452232

The papers selected for this volume offer a panorama of problems and methods at the intersection of legal theory and the humanities. The issues addressed include the role of the emotions and the imagination in legal reasoning, and the protection of the diversity of voices and perspective in the name of community. The articles balance renewed calls to humanise legal theory with those that analyse and explore the relevance of specific domains of the humanities - such as literature, architecture, music, painting, drawing and film - for law.


Part I. Imagination, emotion and the particular

Empathy, legal storytelling, and the rule of law : new words, old wounds? / Toni M. Massaro
Poets as judges : judicial rhetoric and the literary imagination / Martha C. Nussbaum
The echo of a sentimental jurisprudence / Ian Ward

Part II. Voice, perspective and community
The judicial opinion and the poem : ways of reading, ways of life / James Boyd White --
Law as rhetoric, rhetoric as law: the arts of cultural and communal life / James Boyd White --
The judicial opinion as literary genre / Robert A. Ferguson --
Narrative transactions: does the law need a narratology? / Peter Brooks --
Ghosts of law and humanities (past, present, future) / Marett Leiboff --
Part III. Image, vision and pattern

The aesthetics of American law / Pierre Schlag
Tele-tribunals: anatomy of a medium / Cornelia Vismann. PreCrime never pays!: "law and economics" / William P. MacNeil
Visiocracy: on the futures of the fingerpost / Peter Goodrich


Part IV. Space, Music and performance

Law, music, and other performing arts / Sanford Levinson and J.M. Balkin
Theatre of deferral : the image of the law and the architecture of the Inns of Court / David Evans Prelude : senses and symbols in aesthetic experience / Desmond Manderson
Legal performance good and bad / Julie Stone Peters
Screening law / Peter Goodrich.

Peter Goodrich, Cardozo Law School, USA
Maksymilian Del Mar, Queen Mary University of London.

Monday, January 26, 2015

Derecho en Dostoyevski. Novedad bibliográfica



Amy D. Ronner
Dostoevsky and the Law
Carolina Academic Press, Durham, North Carolina, 2015, 322 pp
ISBN: 9781611634174

In 1849, Fyodor Dostoevsky, already a known novelist, was arrested, tried, and sentenced to death for treason. After about eight months in prison, officials paraded him and others into a public square and tethered them to execution posts before a firing squad. Just before discharging their fatal shots, the soldiers received a command to halt. By order of Nicholas I, the great Russian novelist and fellow prisoners were spared and their death sentences commuted to terms of hard labor and exile in Siberia. After serving his sentence, Dostoevsky, permitted to return to St. Petersberg, wrote some of the greatest masterpieces in world literature. His experience in Siberia, where he lived in close proximity with convicts, political prisoners, and others punished for crimes they did not commit, shaped his life and career. It not only gave him insight into the workings of the human psyche, but also fostered what could be characterized as an obsession with criminal justice, convicts, and suspects. Although Dostoevsky wrote in the nineteenth century, his genius transcends time to shed light on our own justice system and legal doctrines. Through a legal lens, this book examines several of Dostoevsky’s works, including Crime and Punishment, The Double, Notes from the House of the Dead, Demons, and Brothers Karamazov, to show how they transmit relevant and timely messages about our mental capacity doctrine, confessions, legal system, and prisons. 


Author’s Note
Acknowledgments

Chapter One · Inexpressible Ideas: A Multifaceted Life and Legal Lens

I. Introduction

II. The Life

III. Critical Perspectives

IV. The Legal Lens

V. The Organization of The Book

Chapter Two · The Impenetrable Mental Capacity Doctrine:
The Double

I. Introduction

II. Testamentary Freedom and the Mental Capacity Doctrine
A. Lack of General Mental Capacity
B. Insane Delusion
1. The Bizarre
2. The Non- Bizarre

III. Dostoevsky’s The Double Debunks Our Mental Capacity
and Insane Delusion Doctrines
A. The Putative Story
B. The Critics
C. Indeterminate Reality
1. Pre- Double
2. Meeting the Double
3. Post- Double
D. Does the Double Truly Exist?

IV. Conclusion: Golyadkin’s Human “Shriek”

Chapter Three · The Confessant Gene: Crime and Punishment
and The Brothers Karamazov

I. Introduction

II. Confession Jurisprudence
A. United States Supreme Court
1. Due Process: Totality of the Circumstances
2. Miranda: Coercion
3. Sixth Amendment: Deliberate Elicitation
B. Commentators

III. Dostoevsky’s Confessant Gene
A. The Compulsive Self- Incriminator
1. Confession as Motive
2. The Crime as Confession
3. The Confession
B. The Self- Flagellating Confessant
1. Mitya’s Confession: Purgation of Shame
2. Ivan’s Confession: Spiritual Crisis
C. Miscarriage of Justice

IV. Conclusion: The “Experience of Active Love”

Chapter Four · Prisons of Coercion: Notes from The House
of the Dead

I. Introduction

II. Dead House: Stripped of Free Will and Human Dignity
A. No Free Will
B. No Human Dignity

III. The Rise and Fall of Free Will and Human Dignity Under
the Due Process Clause and Miranda
A. Due Process Before Miranda
1. Free Will and Human Dignity
2. The Denigration of Free Will and Human Dignity
B. Miranda Protection 232
1. Free Will and Human Dignity
2. The Denigration of Free Will and Human Dignity

IV. The Ouster Of Miranda From The Prison
A. Miranda Once Applied 243
B. Inmates Don’t Always Get Miranda
C. Inmates Never Get Miranda

V. The Recreation of Dead House
A. No Free Will
B. No Human Dignity
VI. Conclusion: Why Care?

Chapter Five · Conclusion: Stushevatsia and Other Expressed Ideas

Index

Amy Ronner is a Professor of Law at St. Thomas University School of Law.


▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄

De la misma autora ya quedó reseñada en este blog (Thursday, February 25, 2010. "Afinidades electivas. Law and Literature & Therapeutic jurisprudence". http://iurisdictio-lexmalacitana.blogspot.com.es/2010/02/afinidades-electivas-law-and-literature.html ) Law, Literature and Therapeutic Jurisprudence (Carolina Academic Press, Durham, North Carolina, 2010, 230 pp. ISBN: 9781594606373) que también reserva uno de sus capítulos a Dostoyevsky.


J.C.G.



Vladimir Favorski (1886 -1964). 'Fyodor Dostoevsky' (1929)

Saturday, January 24, 2015

Mundo afectivo y mundo jurídico

Affect and legal education: emotion in learning and teaching the law
Paul Maharg and Caroline Maughan (eds.)
Ashgate Publishing, Ltd., 2011, 338 pp.
ISBN: 9781409410263

This text, the first full-length book study of the subject, seeks to make emotion a central topic of research for legal educators, and restore the power of emotion in our teaching and learning. Interdisciplinary and wide-ranging in its reference, it breaks new ground in its analysis of the educational lifeworld of situations, communities, actors and interactions in legal education
Contents

 List of Figures and Tables
Notes on Contributors

Introduction
Paul Maharg and Caroline Maughan

PART I: AFFECT, LEGAL EDUCATION AND NEUROSCIENCE

1 Why Study Emotion? 11
Caroline Maughan

2 Learning and the Brain - An Overview
Richard Roche

3 Enhancing Self-Control: Insights from Neuroscience
Lorraine Boran and David Delany

PART II: AFFECT AND LEGAL EDUCATORS

4 Can Litigators Let Go? The Role of Practitioner-supervisors in
Clinical Legal Education Programmes
Sara Chandler

5 Instead of a Career: Work, Art and Love in
University Law Schools
Anthony Bradney

6 What do Academics Think and Feel about Quality?
Chris Maguire

PART III: AFFECT AND LEARNING

7 From Socrates to Damasio, from Langdell to Kandel:
The Role of Emotion in Modern Legal Education
Alan M. Lerner

8 Legal Understanding and the Affective Imagination
Maksymilian Del Mar

9 What Students Care About and Why We Should Care
Graham Ferris and Rebecca Huxley-Binns

10 The Body in (E)motion: Thinking through Embodiment in
Legal Education
Julian Webb

11 Developing Professional Character - Trust, Values and Learning
Karen Barton and Fiona Westwood

12 Addressing Emotions in Preparing Ethical Lawyers
Nigel Duncan

13 Space, Absence, Silence: The Intimate Dimensions of
Legal Learning
Paul Maharg

Index


Paul Maharg is Professor of Law at the Australian National University, and Professor of Law at Nottingham Law School. He has published extensively in the areas of legal education and legal critique. He has worked with regulators, law firms and law schools in England, Scotland, Canada, USA, Hong Kong and Australia.
Caroline Maughan is a Principal Lecturer in Law and Director of Teaching and Learning at Bristol Law School, University of the West of England. She specializes in skills-based legal education. She currently teaches on the Bar Vocational Course and LLB year 3. She is a co-author of the OUP LPC manual 'Lawyers' Skills'. Her research interests are centred around legal education. She has published widely on skills-based, experiential and collaborative learning, and with Julian Webb co-edited Teaching Lawyers' Skills (1996) and co-wrote the student text Lawyering Skills and the Legal Process, (CUP Law in Context series, 2nd ed 2005). She has facilitated a number of workshops at conferences and staff development events across the UK.

Friday, January 23, 2015

Saturno devorado por su padre, el único Dios verdadero



Jan Assmann
Violencia y monoteísmo
Introd. de Lluís Duch. Trad. de Mayka Lahoz
Fragmenta Editorial (Col. Fragmentos, 28), Barcelona 2014, 128 pp.
ISBN: 9788415518-07-5

Jan Assmann se pregunta en esta obra hasta qué punto el monoteísmo ha sido el principal instigador de innumerables situaciones de violencia y persecución del «otro religioso» que secularmente han asolado la convivencia y la buena vecindad de las poblaciones europeas. El presunto retorno de la religión no ha conducido a más pacificación, sino que ha supuesto un incremento terrible de violencia y de conflicto en la Tierra. La religión se ha convertido en el combustible más eficaz de la violencia política: en lugar de educar a las masas con vistas a la paz, las galvaniza, las arrastra a manifestaciones y a veces a actos de violencia, e incluso incita a algunos individuos a cometer actos terroristas.
Los tiempos en que se podía interpretar la religión como el opio del pueblo han terminado. Hoy, la religión se presenta más bien como la dinamita del pueblo. Tanto en Oriente como en Occidente, grupos opuestos recurren a la religión cuando se trata de forjar imágenes de enemigos y de movilizar a las masas. En lugar de convertirse en la servidora de la política, la religión ganaría si se aprehendiera como un contrapoder frente a la política. Su fuerza debería apoyarse precisamente en el abandono de la violencia.

Jan Assmann (Langelsheim, Alemania, 1938) es catedrático emérito de egiptología de la Universidad de Heidelberg, profesor honorario de la Universidad de Constanza y doctor honoris causa por las universidades de Münster, Yale y Jerusalén. Ha sido profesor visitante en París, Jerusalén y los Estados Unidos. Entre sus áreas de investigación se cuentan los estudios religiosos (especialmente la relación entre politeísmo y monoteísmo), la teoría de la cultura (la memoria cultural) y la religión y la literatura egipcias. Entre sus publicaciones traducidas al castellano destacan Moisés el egipcio (Oberon, 2003), Egipto. Historia de un sentido (Abada, 2005), La distinción mosaica (Akal, 2006), Religión y memoria cultural (Lilmod) e Historia y mito en el mundo antiguo (Gredos, 2011). Junto con su esposa, Aleida Assmann, ha desarrollado la teoría de la memoria cultural y comunicativa. Según Lluís Duch, el proyecto de Assmann «constituye un alegato de gran interés y actualidad a favor de una aproximación crítica a la tradición».



▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄

De imprescindible lectura. Me ha fascinado en todas y cada una de sus páginas. De manera especial , como jurista, el cap. V ('Ley y violencia', pp. 71-85). Comprendo mejor ahora. Olvidemos al Saturno caníbal de la congoja rubensniana o goyesca. No es esa nuestra pesadilla.


La nuestra, en realidad, es aquella donde Saturno está siendo devorado por su padre, "el único Dios verdadero". Y acaso no sea una pesadilla.
 
J.C.G.  


Otras justicias: Jueces de Paz



José Bonet Navarro
Justicia de paz y alternativa
Dykinson, Madrid, 2014, 242 pp
ISBN: 9788490319208

La justicia de paz se encuentra en la base de la organización judicial española, no solamente porque abarca la circunscripción territorial inferior y conoce de materias cuya importancia es ínfima, sino por encontrarse en el subsuelo de las garantías. Sin embargo, su papel en el ámbito municipal es más importante del que pudiera derivar del escaso desarrollo en el derecho positivo. Este tema es objeto de la presente obra, en la que se aborda con rigor, exhaustividad y atención a doctrina y jurisprudencia, la regulación de la justicia de paz. Se estudia tanto la actividad que cumple secundum legem como la que desarrolla praeter legem. En el primer aspecto, analiza detallada y críticamente la regulación sobre la justicia de paz, entre otros puntos, su sistema de acceso, garantías, competencias y responsabilidades. Y en el segundo, se centra en la actividad que desarrolla para la solución de conflictos alternativa o complementaria a la jurisdicción, incluida una especie de mediación en la que, aprovechando el ofrecimiento de acciones en los juicios de faltas y en intensidad variable según la personalidad del juzgador, se busca la pacificación vecinal. Este último ámbito, desde un punto de vista del derecho positivo puede hasta ser calificado como irrelevante, pero en la práctica representa el aspecto más importante de su actividad en cuando se refiere a la utilidad o servicio para la comunidad. Como colofón, ofrece una visión de las distintas posibilidades para el futuro desarrollo legislativo, optando por mantener la justicia de paz, debidamente actualizado, debido el servicio que ha prestado en el pasado y que puede seguir prestando en el futuro.

 
Índice

Cap. I. Generalidades.

I. El cargo de Juez de Paz. Relevancia con cierto desprestigio.
II. El Juzgado de Paz en el centro de la polémica. Dudosa constitucionalidad y disfunciones por merma de garantías.
III. El Juzgado de Paz en la base de la organización judicial española.

Cap. II. Justicia de Paz, administración local y sistema de acceso.

I. Relación entre justicia de paz y gobierno local.
II. El acceso al cargo de Juez de Paz previa selección por el Pleno del Ayuntamiento correspondiente.
III. El acceso al cargo de Juez de Paz en manos de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia.
IV. Consideraciones críticas sobre el sistema de acceso.

Cap. III. Independencia e imparcialidad del Juez de Paz.

I. Algunas consideraciones generales sobre la independencia judicial.
II. Garantías de la independencia jurídica y matices y limitaciones en el Juez de Paz.

Cap. IV. Competencias del Juez de Paz.

I. Ejercicio de la jurisdicción.
II. Registro Civil.
III. Límites a la cooperación, delegación y auxilio judicial.

Cap. V. Derechos, deberes y responsabilidad del Juez de Paz.

I. Derechos.
II. Deberes.
III. Responsabilidad.

Cap.  VI. La oficina judicial en el Juzgado de Paz.

Cap. VII. Alternativas a la jurisdicción por el Juez de Paz.

I. Vías alternativas a la jurisdicción incompatibles con la potestad del Juez de Paz.
II. La conciliación, única alternativa a la jurisdicción en el ámbito competencial del Juez de Paz.
III. La mediación vecinal ejercida de hecho por el Juez de Paz.

Algunas consideraciones conclusivas.

 
José Bonet Navarro es Catedrático de Derecho Procesal en la Universitat de València, donde ha desarrollado toda su carrera docente. Ha compaginado su actividad docente siendo abogado en ejercicio en sus inicios profesionales y magistrado suplente de la Audiencia Provincial de Valencia durante ocho años. Es autor de once libros monográficos y de más de cien aportaciones tanto en libros colectivos como en diversas revistas especializadas en Derecho Procesal.


▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄

Agradezco al Prof. Bonet Navarro las referencias que en su obra se hacen a mi modesto trabajo “Jueces de Paz Escolares”, Actualidad Jurídica Aranzadi (Navarra), Año XVI, núm. 699,  23 de Febrero de 2006.
 
J.C.G.

Thursday, January 22, 2015

Un juez con memoria



Miguel Ángel Arco Torres
La Audiencia va de caza. Andanzas de un juez de pueblo
Edit. Comares (Col. La Veleta. Prosa), Granada, 2014, 448 pp.
ISBN: 9788490451748
 
Hay un dicho latino de origen medieval que acude a la memoria leyendo estas experiencias de un juez: «No hay verdadera justicia sin bondad» (Nulla iustitia est vera sine bonitate). ¡La verdadera justicia, casi nada! Algo inalcanzable, y en cualquier caso temerariamente incierto. «No juzguéis y no seréis juzgados», se dice en los Evangelios, pero ¿qué pasa cuando uno está en esta vida, profesionalmente hablando, para juzgar, cuando se juzga por obligación porque se es juez?
¿Se espera de él que sea como una máquina de dispensar sentencias -es tentador el uso aquí del verbo despachar- pulsando las teclas de los códigos legales que corresponden a cada asunto? A tal delito probado, tal castigo, quizá con un tanto por ciento de descuento por los atenuantes que establece la ley; o al revés, con mayor pena por premeditación, nocturnidad, alevosía, etc. Todo previsto y regulado, bien medido, sin posible error ni alternativa.
O los jueces no deberían serlo sin bondad, administrando justicia, por así decirlo, después de consultar con su corazón. Sistema tan subjetivo que no permitiría dar sentencias sólidas, con base legal. Entre los dos extremos, la impasibilidad (que en latín significa, ay, ser incapaz de sentir) y la efusión del sentimiento, los jueces parecen condenados por sí mismos a desdoblarse dramáticamente en dos personas antitéticas, tal vez inconciliables.
Al leer estas páginas de Miguel Ángel del Arco Torres se revive este conflicto interior que no tiene solución. Dura lex, se suele decir, pero hay que atenerse a ella y, en medio de la intrincada selva de casos judiciales que se nos describen, no es posible dejar de sentir compasión por tantas víctimas de la justicia ciega, y quizá no siempre hecha en beneficio de los más débiles. Y es inevitable pensar que cuando uno de éstos va a ser aplastado por la maquinaria de las leyes, ¿por qué no saltárselas a la torera prestando oídos a la conciencia?
En el capítulo cuarenta y dos de la segunda parte de El Quijote el caballero da unos consejos a Sancho para que sea buen juez en el gobierno de su ínsula; máximas de oro, llenas de bondad y sentido común, como «no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo», o «si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia», término este último que remite etimológicamente a un corazón que se apiada.
Cervantes, tan humano, que sufrió penas de prisión, por lo que creemos saber a causa de jueces demasiado severos, sugiere que hay que ser bueno, y el príncipe Hamlet viene a decir lo mismo cuando recuerda a Polonio que hay que tratar a los demás mejor de lo que se merecen, ya que si los tratamos según sus méritos, «¿quién se iba a librar de unos azotes?». Estamos hablando de una novela, de una obra de teatro, es decir, ficciones, mentiras, aunque muy significativas, pero en la vida cotidiana es dudoso que pueda hacerse lo mismo. Dudoso y muy difícil.
En cada página de este libro de Miguel Ángel del Arco Torres se advierte un desgarramiento moral, preguntas que no tienen respuestas claras, siempre el desánimo y la desazón de vivir unas situaciones que casi nunca admiten una salida digna. Aquí Su Señoría (por cierto, un pomposo título, prácticamente nobiliario, para personas puestas en el fiel de la balanza) se despoja de su toga y comparte con nosotros sus dudas, su inquietud, a menudo su dolor ante todo lo que pasa por sus manos. En forma de papeles, aunque en cada uno de ellos hay vidas.
Es quien tiene que «administrar esta cosa sutilísima, invisible, casi fantástica, que se llama Justicia, y que los hombres aseguran que no existe sobre la tierra», según palabras de Azorín (y hay que ver qué adjetivos tan certeros encuentra el escritor). Como si manejara a golpe de fórmulas legales personas de carne y hueso, y él, con temor y temblor, tuviera que decidir su destino, haciéndose responsable de lo que será de ellos.
Antes los jueces se veían como un poder oculto y casi inaccesible, proverbialmente se decía de alguien que tenía cara de juez cuando se mostraba adusto y catoniano; parecían como una emanación de la abstracta Justicia; en el cine los veíamos como la última palabra que zanjaba nuestros conflictos, severos, inflexibles, ¿eran de este mundo? Y de ellos se hablaba muy poco, parecían lejanos, impersonales.
Todo ha cambiado, ahora en la prensa y en la televisión hay muchas noticias de jueces, conocemos su nombre, su semblante, los casos en que se ocupan, si entran o salen de un juzgado les asedian periodistas y fotógrafos, y las cámaras registran su aire esquivo y superior, siempre con prisas, sin rebajarse a contestar a lo que les preguntan. Algunos son verdaderas vedettes, y su nombre es casi tan popular como el del más célebre de los futbolistas.
La carrera judicial les viene estrecha, no ocultan su ambición, escalan puestos, entran y salen de la vida política, quieren ser por lo menos ministros, si nomás, y no le harían ascos a juzgar desde altísimos sitiales a los hombres más malos del mundo entero. Sus sentencias son controvertidas y más o menos inexplicables, manifiestamente reciben consignas de los que mandan, retrasan años y años los asuntos que conviene retardar, sin dar explicaciones...
El juez que se confiesa en este libro no es de ésos. Es un hombre que ha visto y padecido muchas cosas, desde la posguerra hasta hoy, de origen modesto y a quien nadie le ha regalado nada; tiene una larga experiencia de inocentes atropellados por la ley, de sinvergüenzas, de casos de abuso y venalidad, de situaciones que no se pueden resolver. También de hombres justos que han hecho lo posible: cumplir con su deber.
Porque en el laberinto del mundo judicial no faltan las personas buenas, con rectitud de criterio, conscientes, ejemplares. También ellos son la Justicia, aunque a menudo parezcan menos visibles, porque lo monstruoso llama más la atención. Alguien dijo que con los buenos sentimientos se hace la mala literatura, y tal vez se equivocó por el afán de hacer una frase cínica.
Pero lo cierto es que en la historia de la novela se recuerdan más las caricaturas atroces que las visiones más ponderadas. Seguimos leyendo El primo Pons de Balzac, Casa desolada de Dickens, El proceso de Kafka... Atropellos, injusticia, venalidad, horrores... Miguel Ángel del Arco Torres no es precisamente el primero en denunciar estas lacras, el lado oscuro de la ley, pero si algún lector quiere equilibrar la balanza contando experiencias muy distintas, se le agradecerá la puntualización.
Como suele decirse, cada cual habla de la feria según le ha ido. Y este juez que ha vivido mucho ¿qué puede hacer? Pues contarlo, con pasión y humildad, sin escándalo, evitando los nombres propios, pero con todos los detalles, para que no quepa la menor duda. Seriamente, porque los temas son serios, pero también con mucho humor, que es la sal de la vida, con un sinfín de pormenores chuscos y disparatados que configuran una magnífica crónica de la vida judicial. A veces con fantasías irónicas, otras descendiendo a descarnadas anécdotas, siempre ameno, expresivo, claro, para que le entienda todo el mundo, para que sepamos cómo se puede ser juez y sobrevivir a esos duros trances.
En ocasiones narrando episodios de pura chanza, porque en la vida hay de todo, a menudo con sucesos terribles que dejan un poso de amargura, porque no siempre se pueden resolver los problemas con la ley en la mano; sin olvidar evocaciones personales, historias agridulces, fantasías divertidamente reveladoras (como la del «juez de la horca», que el cine ha hecho imperecedera y que podremos leer en la segunda parte de estas memorias), paradójicas situaciones («El mecanógrafo pensante») que nos hacen descubrir el envés de las sentencias más solemnes. También se nos habla de personajes -testigos y peritos falsos, confidentes o soplones- que son el lado oscuro, y puede que necesario, de la Justicia.
Miguel Ángel del Arco Torres sabotea el abstruso ritual del lenguaje forense -secreto para los profanos, es decir, para casi todo el mundo, no sea que alguien pueda entenderlo y discutirlo- y, con tacto y una fina sensibilidad, rehúye las moralejas; no quiere teorizar, dejando que los hechos hablen por sí mismos; se sitúa pulcramente al margen de las trifulcas políticas; más que presumir de tener razón, quiere poner al descubierto la verdad de los dramas que ha vivido. No aspira a demostrar nada, la realidad no se demuestra, sólo se hace visible. Para que entendamos.
La Justicia, así, con mayúscula, se ha representado mil veces en la historia del arte; fijémonos en una de sus alegorías: en la basílica de San Pedro al admirable Bernini se debe el monumento al papa Urbano VIII. El Pontífice, en bronce, levanta la mano derecha para bendecir -quizá también para imponer su autoridad, no se sabe-, a sus pies el sepulcro, del que sale una figura alada de la muerte, y a ambos lados, apoyándose en el sarcófago, en mármol blanco, el Amor (Caritas), la mayor de las virtudes cristianas según san Pablo, y la Justicia, la principal de las virtudes cardinales.
La Justicia lleva una enorme espada, símbolo de su autoridad y poder, pero no la empuña, la deja descansar sobre el hombro; a diferencia del Amor, que sonríe dando el pecho a un niño, parece pensativa, ensimismada, en lo que alguien ha llamado «un éxtasis de tristeza» que tal vez busca inspiración en las alturas o dentro de sí misma. Un amorcillo juega entre los pliegues de su manto, como podría hacer un niño travieso, porque la vida cotidiana no le puede ser ajena.
Y desde luego no tiene ninguna venda ante los ojos, es muy posible que lo que haya visto no fuera halagüeño, somos así, no cabe la menor duda, y reflexiona cavilosamente. Antes de echar mano al espadón hay que pensárselo bien y, por qué no, dar testimonio de lo vivido. Señoría, gracias por estas palabras doloridas y exigentes que no sólo hablan de una profesión muy difícil («imposible» la considera Azorín), sino que también retratan la condición humana y nuestras contradicciones.
 
(Del Prólogo a firma de Carlos Pujol)


Índice
 
P R Ó L O G O
PALABRAS DE UN JUEZ, POR CARLOS PUJOL

I N T R O D U C C I Ó N
'DESPERTÉ DE SER NIÑO. NUNCA DESPIERTES'
1. LA AUDIENCIA VA DE CAZA
2. CONVERTIRSE EN JUECES
3. DON RODOLFO
4. LA FIESTA NACIONAL DE LAS OPOSICIONES
5. JURAMENTO EN LA REAL CHANCILLERÍA
6. LA LLEGADA DEL BÁRBARO
7. CONVERSACIÓN EN
'EL LÁTIGO'
8. MI PRIMER JUZGADO EN UN PUEBLO
9. PRIMERAS INVESTIGACIONES, PRIMEROS JUICIOS
10. LA VERDAD, TODA LA VERDAD Y NADA MÁS QUE LA VERDAD: LOS TESTIGOS
11. LOS PERITOS
12. UNA FORENSE VA A JUICIO
13. PRESUNTO INOCENTE
14. LA DECLARACIÓN DEL IMPUTADO
15.
'LOS HUNOS Y LOS HOTROS'
16. EL SEXTO MANDAMIENTO
17. LA HONRA DE LOS DEMÁS
18.
'EL SUR TAMBIÉN EXISTE'
19. MÓNICA Y EL TRÁFICO DE PERSONAS
20. CARNE DE CAÑÓN
21. LA MUJER DEL INMIGRANTE
22. NEORREALISMO
23. LOS CACIQUES DE LA DEMOCRACIA
24. EL REGISTRO CIVIL
25. VIAJE A LA TÓMBOLA DE LA CAPITAL
26. LA CASA DE HUÉSPEDES
27. LA DEMOCRACIA HA VENIDO Y NADIE SABE CÓMO HA SIDO
28. EL PADRINO
29. EL PRESIDENTE NO QUIERE QUE LE ESCRIBAN
30.
'ECCE HOMO'
31. LA MAYOR AMENAZA
32. LA PRIVACIÓN DE LIBERTAD
33.
'EL SACO'
34. VIDA Y DERECHO
35. EL CABRERO QUE NO SABÍA MENTIR
36. EL MECANÓGRAFO PENSANTE (I)
37. MORIR EN EL TAJO
38. BIENAVENTURADAS LAS VÍCTIMAS PORQUE DE ELLAS ES EL REINO DE LOS CIELOS
39. PIÉLAGO DE LEYES
40. EL PRIMER TRASPLANTE
41. JORNADAS DE PUERTAS ABIERTAS
42. UNO DEL ESCALAFÓN
43. UN ILUSTRADO
44. OTRO
'ATTICUS'
45. FIESTA COLEGIAL
46. EL ABOGADO
'BELCEBÚ'
47. LA NADA AQUÍ
48. EL TRIBUNAL DEL TIEMPO
49. EL FINAL

E P Í L O G O
LA HORA DE LA VERDAD
AGRADECIMIENTOS
 
 
▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄
 
En esta primera entrega los recuerdos Miguel Ángel del Arco Torres, juez en Granada, remontan hasta experiencia bajo el franquismo y durante la transición democrática España. Su ventana a la memoria se abre desde un pueblo de Andalucía. Escrito con lenguaje lleno de sobriedad sobrenada los rápidos de la cotidianeidad sin dejarse arrastrar por las turbulencias de la corriente. Así, en el des-olvido de un episodio como fuera la estafa de los ERE andaluces, que el Tribunal Supremo quiso sumergir en las consoladoras aguas de Leteo.
Es importante, a mi juicio, esta clase de libros. La memorialista de los protagonistas de la vida jurídica española en los últimos 30 años es muy escasa. Tal vez el género no disponga de suficientes cultores a razón de los inevitables riesgos que comporta. La valentía evocadora  -tan a menudo mal disimulada bajo ropajes de discreción- precisa también de un estilo literario como poco parejo, por lo que la dificultad se agranda. Estas condiciones se cumplían en un libro experiencial y creativo, muy poco conocido, como fue El Juez de Tinieblas, de Rafael Pérez Escolar (1995). Dejo fuera de la lista aventuras literarias meramente promocionales (de Joaquín Navarro en Palacio de injusticia: sin esperanza y sin miedo, 1998, o de  Pilar Urbano con Garzón: El hombre que veía amanecer, 2000, y más el recientemente La Justicia desahuciada: España no es país para jueces, de Elpidio José Silva, 2014). No es caso desdeñable -aunque represente una variante sobre la memoria-
Javier Gómez de Liaño en Pasos perdidos. Confesiones en carne viva (1999) y Desde el banquillo (2000). Tampoco -una variante más- Riofrío. La justicia del señor juez, de Santiago Muñoz Machado (2010).
De modo bien distinto sucede en otros países, especialmente en Iberoamérica, y en mi biblioteca tengo buenos ejemplos llegados de Perú. Los hay también en Argentina, en México, en Chile y en Brasil. Estos testimonios son, además, un buen material en orden a posibilidades de investigación en sociología jurídica y ética judicial. E, igualmente, un filón valioso para indagar en el tema 'jueces' desde la perspectiva de 'Derecho y Literatura'.

J.C.G.

Wednesday, January 21, 2015

Arte y Derecho. Pop Art y derechos individuales. Detenciones y Derecho a la propia imagen. Richard Hamilton (1922–2011)



Richard Hamilton (1922–2011)
Stage Proof 17
Screenprint on paper
Tate Gallery. London, UK

 
Se trata de una serie cuyo título -Release- coincide con el de una organización dedicada a facilitar asistencia jurídica y apoyo social a delincuentes relacionados con drogodependencias. Release, que había sido fundada por Diana Melly, segunda esposa de músico de jazz, escritor y crítico George Melly (1926-2007), solicitó a comienzos de los años 70 la colaboración de diversos artistas para recaudar fondos. Así lo hicieron, además de Richard Hamilton, otros como Jim Dine (1935-) y David Hockney (1937-), quienes decidieron repartir las ganancias obtenidas con el National Council for Civil Liberties.

El trabajo de Hamilton parte de una instantánea fotográfica tomada por el reportero gráfico John Twine, publicada en la edición de Daily Sketch el 29 de junio de 1967, que muestra a dos individuos, esposados juntos, tratando de proteger sus rostros de las inmisiones de pararazzi y fotógrafos de prensa. Se trata, en concreto, de la salida del tribunal que juzgó a su marchante de arte, Robert Fraser (1937-1986), junto a Mick Jagger (1943-), vocalista de los Rolling Stones, quienes en febrero anterior habían resultado detenidos durante una redada antidrogas hallándose en posesión de heroína y cannabis. Fraser y Jagger fueron condenados a penas de seis y tres meses de prisión. Esa imagen fue así material de trabajo para Hamilton a lo largo de los siguientes cinco años, y en el tratamiento de la misma mediante empleo de diferentes técnicas logró introducir extraordinarias innovaciones en el uso artístico de los soportes fotográficos, semejantes a las que en esa misma época igualmente experimentaban otros referentes del Pop Art como Andy Warhol (1928-1987) y Robert Rauschenberg (1925-2008), pero también y asimismo una declaración jurídico-política sobre los derechos individuales, en lo que llamó Swingeing London 67.

En 1977 Hamilton donó a la Tate Gallery 17 de las 19 'pruebas de estado' de aquella creación que contienen anotaciones sobre la progresión del color (Stage Proof 1 – grey (P02416); Stage Proof 2 – warm grey (P02417); Stage Proof 3 – green (P02418); Stage Proof 4 – pink (P02419); Stage Proof 5 – grey (P02420); Stage Proof 6 – pink (P02421); Stage Proof 7 – flesh (P02422); Stage Proof 8 – Naples yellow (P02423); Stage Proof 9 – orange (P02424); Stage Proof 10 – blue (P02425); Stage Proof 11 – red (P02426); Stage Proof 12 – dark grey (P02427); Stage Proof 13 – warm grey (P02428); Stage Proof 14 – red (missing); Stage Proof 15 – transparent white (missing); Stage Proof 16 – darkest grey (P02429); Stage Proof 17 – applied die-cut silver (P02430); Stage Proof 18 – transparent black (P02431); Stage Proof 19) de las que aquí -además de la reproducida arriba- presento sólo algunas de ellas.
 

Richard Hamilton 1922–2011. Stage Proof 1 1972
 
 

Richard Hamilton. Stage Proof 4 1972
 
 
Richard Hamilton Stage Proof 8 1972
 

Richard Hamilton Stage Proof 12 1972
 
 
Richard Hamilton Stage Proof 18 1972
 
 
▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄
 
 
- Constitución española de 1978
Artículo 18
1.- Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
 
- Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de Protección civil del derecho al. honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen
Artículo 7: Constituye una intromisión ilegítima en el derecho a la propia imagen:
5. La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo 8.2.
Artículo 8
1. No se reputarán, con carácter general, intromisiones ilegítimas las actuaciones autorizadas o acordadas por la Autoridad competente de acuerdo con la ley, ni cuando predomine un interés histórico, científico o cultural relevante.
2. En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá:
- a) Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.
- b) La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.
- c) La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.
Las excepciones contempladas en los párrafos a) y b) no serán de aplicación respecto de las autoridades o personas que desempeñen funciones que por su naturaleza necesiten el anonimato de la persona que las ejerza.
 
- Sentencia Tribunal Constitucional  núm. 14/2003 (Sala Segunda ), de 28 enero (RTC 2003\14)
"En su dimensión constitucional, el derecho a la propia imagen proclamado en el art. 18.1 CE (RCL 1978, 2836) se configura como un derecho de la personalidad, derivado de la dignidad humana y dirigido a proteger la dimensión moral de las personas, que atribuye a su titular un derecho a determinar la información gráfica generada por sus rasgos físicos personales que puede tener difusión pública. La facultad otorgada por este derecho, en tanto que derecho fundamental, consiste en esencia en impedir la obtención, reproducción o publicación de la propia imagen por parte de un tercero no autorizado, sea cual sea la finalidad -informativa, comercial, científica, cultural, etc.- perseguida por quien la capta o difunde (SSTC 81/2001, de 26 de marzo [RTC 2001, 81], F. 2; 139/2001, de 18 de junio [RTC 2001, 139], F. 4; 83/2002, de 22 de abril [RTC 2002, 83], F. 4)".
 
- INSTRUCCIÓN NÚMERO 19/2005. DE 13 DE SEPTIEMBRE. DEL SECRETARIO DE ESTADO DE SEGURIDAD. RELATIVA A LA PRÁCTICA DE LAS DILIGENCIAS DE REGISTRO PERSONAL POR LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD
 
[...]Teniendo en cuenta las anteriores consideraciones, el contenido de la Instrucción 7/1996, de 20 de diciembre, de esta Secretaría de Estado, así como varios informes y recomendaciones del Defensor del Pueblo sobre los mencionados extremos, tengo a bien dictar la siguiente instrucción:
[...]
NOVENA.-Inmovilización del detenido, el esposamiento.
4.-Para preservar la intimidad del detenido, se evitará prolongar innecesariamente su exposición al público más allá de lo imprescindible.
DÉCIMA.-Traslados de personas detenidas.
1.-Los traslados se realizarán proporcionando al detenido un trato digno y respetuoso con los derechos fundamentales que sea compatible con las incomodidades que pueda requerir la seguridad de la conducción.