Friday, January 09, 2009

“The first thing we do, let's kill all the lawyers”




Creo que acudir al famoso pasaje de Shakespeare en la 2ª Parte de King Henry VI para tutular la presente entrada puede resultar adecuadao.
Vean si no lo que hoy (09/01/2009) publica el diario ELPAÍS (Madrid), y que a continuación reproduzco:

Nuevo juicio al Shylock de Shakespeare
Siete abogados veteranos de Nueva York reabren el caso contra el célebre prestamista de El mercader de Venecia

Siete abogados veteranos se reunieron en Nueva York el mes pasado para reconsiderar el juicio a Shylock, el prestamista de El mercader de Venecia, de William Shakespeare, según informa la edición electrónica de la cadena británica BBC.
Uno de esos abogados, Anthony Julius, más conocido por representar a la Princesa Diana en su divorcio del Príncipe Carlos, explica por qué votó a favor de que el mercader Antonio se quedara con el dinero prestado por Shylock:
"En la obra (explica Julius), el joven Bassanio le pide a su amigo Antonio que le preste dinero para poder impresionar a Portia, una rica y bella heredera. Antonio le promete su aval, de manera que Bassanio acude al prestamista Shylock y pone a Antonio como avalista.
Pero Shylock no va a ceder tan fácilmente. El prestamista odia a Antonio porque le ha insultado y la ha recriminado que sea judío, así que impone una condición crucial: si Antonio no logra devolver el préstamo en la fecha fijada, Shylock tendrá derecho a obtener una libra de carne de Antonio. El mercader no cumple el pago y Shylock lo lleva a los tribunales.
Porcia se disfraza y declara ante el tribunal que el préstamo es ejecutable y que Shylock tiene derecho a su pedazo de carne humana. Porcia, sin embargo, le pide que sea compasivo y acepte dinero a cambio. 'No, el tiempo del pago ha pasado; quiero la penalización', señala Shylock. La situación parece insalvable para Antonio y ya echa mano al cuchillo cuando todo da un giro", escribe Julius.
Pasos de la alegación
"Porcia ofrece una ingeniosa relectura del acuerdo. "Corta la carne", señala, "pero no la sangre". La sangre no consta en el trato, de manera que no puede ser extraída. Este es el primer paso de la derrota de Shylock. No puede cortar la carne sin la sangre, así que es su acción resulta bloqueada. Esta primera acción de Shylock y la respuesta de Porcia, con la que toma ventaja, constituyen el llamado primer paso de la argumentación de Porcia", escribe Julius.
"El acuerdo supone un atentado contra la vida de un ciudadano veneciano, lo que está tipificado como un delito capital. Así que Shylock no sólo pierde el derecho al acuerdo, sino el derecho a la vida. Esta fase es conocida como el segundo paso de la argumentación de Porcia. El tribunal, mostrando una compasión hacia Shylock que él no ha tenido con Antonio, conmuta la condena, aunque en unas condiciones algo humillantes."
La ley literaria
"De los siete jueces que escucharon la apelación de Shylock en Nueva York, cinco la apoyaron y la mantuvieron. Sólo dos se opusieron, y yo fui uno de ellos. La mayoría de jueces consideraron que Shylock debería obtener algo por el préstamo impagado; por lo menos la devolución. Además sostuvieron que no era culpable del delito capital." "Pensé" -añade Julius- "que estas decisiones eran sentimentales y que no derivaban de ningún análisis legal estricto del asunto. Tenían buena intención. Pensaron que estaban ante un judío perseguido y quisieron acudir en su ayuda."
"Pero esto es lo que se podría llamar un error de categoría. Supone que Shylock tiene una vida independiente de la obra de teatro, y que la lógica de la obra puede ser apartada. Pero no puede serlo; no, al menos, sin violentar el tejido de la obra. Es en consonancia con la lógica de la obra que Shylock resulta condenado. Lo que significa, entre otras cosas, que es acorde con la ley en la obra."
Cuestión de personaje
"El caso contra la demanda de Shylock se desarrolla así. Primero, tenemos que dejar de tener en cuenta el primer paso de la argumentación de Porcia. Está claro que sus dos alegaciones sobre la ejecutabilidad del trato son erróneas. Empieza diciendo que el trato es ejecutable, pero sólo puede sostenerlo si suprime la existencia del delito capital."
"Ningún tribunal admitiría como ejecutable un contrato que implica cometer un acto criminal. Luego Porcia añade que el acuerdo sólo puede ser ejecutable si Shylock no extrae la sangre, pero se equivoca también en esto. Cualquier tribunal permitiría extraer la sangre junto con la carne. Fuera lo que fuese lo que ocurriese durante le ejecución del acuerdo sería permitido como parte de su cumplimiento."
"A continuación" -prosigue Julius- "viene el segundo paso de la argumentación de Porcia, que debería haberse esgrimido desde el principio. Lo único que necesitaba decir, tan pronto como entró en el tribunal, era 'el delito capital lo prohíbe'. Y ahí habría acabado el juicio. Pero eso también habría sido el fin del suspense y del drama."
"La mayoría de jueces necesitó reescribir la obra para respaldar a Shylock. Pero reescribir la obra significa perder a su Shylock. Los jueces lo destruyeron como personaje al respaldar su alegación, y eso sí que no es compasivo", concluye el abogado Julius.


Como recomendación me permito sugerir:




Daniel J. Kornstein
Kill all the lawyers?: Shakespeare´s legal appeal
Princeton: Princeton University Press, 1994,
296 pp.
ISBN-10: 0691032173
ISBN-13: 978-0691032177


En ed. más reciente:


Daniel J. Kornstein
Kill all the lawyers?: Shakespeare´s legal appeal
University of Nebraska Press, Lincoln- London, 2005,
XVII, 274 pp.
ISBN 10: 0803278217,
ISBN-13: 9780803278219
Kornstein, a practicing lawyer, examines Shakespeare's frequent use of legal themes in light of contemporary legal issues. The result is an original, absorbing book that covers every conceivable legal nuance in the plays, from dead-letter statutes in Measure for Measure (likened to the recent activation of sodomy laws in Georgia), to executive pardons in Richard II (discussed in terms of pardons issued by presidents Ford and Bush). Interspersed with the topics one might expect-Julius Caesar and the tension in American law between executive and legislative bodies; Othello and laws of defamation-are some surprises. Who would have thought, for example, that A Midsummer Night's Dream might lend support to the "living document" interpretation of the U.S. Constitution? Kornstein also likes to have fun: he almost steps into The Merchant of Venice, imagining himself plotting an appeal strategy for the defeated Shylock (the trial was marked by "pervasive prejudice").

2 comments:

El Derecho es un Arte said...

Interesantísimo mi estimado.
En el mismo orden de iniciativas, se me ocurre también reabrir el juicio a Sócrates, tal vez a Dimitri Kamarazov o a Meursault.

Y en el mismo orden de ideas de "kill all lawyers" se me viene a la mente una frase del Doc. Emmet Brown en Volver al Futuro:

"El sistema judicial se mueve ágilmente, ahora que han abolido a todos los abogados".

Muchos saludos, y como siempre gracias por su blog.

Claudio

IURISDITIO said...

Gracias por las iniciativas, que serían muy oportunas.