Thursday, January 15, 2009

Derecho y Literatura. Colombia



Fernando Alberto Vargas Valencia
La realización poética de la justicia:

el Derecho como paradigma literario
Universidad Externado de Colombia, 2008, 108 pp.
(Tesis de grado n.º 50)
ISBN/ISSN : 978-958-710-333-5

Reproduzco a continuación la recensión que de esta obra ha sido elaborada por RICHARD TÓVAR CÁRDENAS (Catedrático de Sociología Jurídica. Universidad Externado de Colombia), aparecida en el Blog “Libros y publicaciones del Grupo literario Escafandra”, disponible en: http://editorialescafandra.blogspot.com/2008/08/la-realizacin-potica-de-la-justicia-el.html

”Fernando Vargas Valencia, quien por algunos años fue mi monitor desvelado y destacado en la cátedra de Sociología Jurídica en la Universidad Externado de Colombia, realiza en el libro La Realización Poética de la Justicia: el Derecho como paradigma literario, un trabajo inspirado por un texto de Martha Nussbaum titulado Justicia Poética, lo que literalmente le habilitó en sus dos acepciones: justicia como el sueño de la equidad realizada y como camino para la obtención de una visión poética de la decisión judicial, que por este medio alcance el ideal de hacer universal la cobertura de la justicia para los hombres, de otra manera sería de igual nivel al de la comunicación poética que sorprendentemente siendo arte y de esta manera universal, es también memoria, como memoria es también el Derecho.
En este punto la tesis pudiera tener un planteamiento filosófico y aún fenomenológico, incluida la intuición eidética que el juez en su decisión convierte en justicia del caso concreto; si lo vemos así, ha tomado el fruto del árbol de la justicia en una percepción claramente platónica. Sin embargo, no fue este el camino elegido pero lo traigo a colación porque fue discutido en sus prolegómenos. La vía desarrollada se inclinó hacia la concreción y complejidad de la narración jurídica, en otras palabras, hacia una teoría narrativa del Derecho.
La justicia poética plantea la pregunta, ¿qué tipo de conocimiento produce el arte? O la pregunta equivalente, ¿qué conocimiento de la realidad produce la narración poética del derecho y qué tipo de sentencia se puede considerar como realización de la justicia poética? Esta temática también, y sobre todo, indaga por el mundo literario o por el modo como la literatura da cuenta del derecho como descripción de un estado de cosas sociales cuyo desacomodo produce apetito de justicia ya sea para equilibrar, armonizar o hacer funcional el mundo social sin simetrías determinantes.
Para la teoría narrativa del Derecho, inquirir por el status epistemológico de su producción en el mundo de la vida, se convierte en el punto de convergencia de la Sociología del derecho como ciencia de la organización social; la sentencia del juez vincula las piezas sociales del conflicto y a su vez es oponible a la institucionalidad social. La vía hermenéutica o la vía analítica hacen parte de este punto de encuentro o encrucijada de donde debe salir la configuración de la próxima estación en la que lo político se constituye en el Derecho y será su expresión total, superando la lejana imputación a normas fundamentales que se encuentran narradas en los hechos del derecho anteriores y posteriores al sistema normativo que incluye.
En el presente estado del arte, nuestra profesión de abogados debe restringirse a zonas de eficacia gobernada por la expectativa social, pero en algún momento esta expectativa incluirá toda forma alternativa de resolución de conflictos. La próxima estación serán entonces un recomienzo, “ricorsi” de la narración del Derecho como ciencia de la argumentación en el arte de relatar el mundo del conflicto desde y a través de todos los sujetos implícitos en la narración, siempre caracterizada por la opción que una fuerte institucionalidad social generaría en el ámbito de las autonomías y las intersubjetividades.
Debo resaltar que la buena formación de Fernando Vargas Valencia como hombre de letras, poeta y estudioso de la narrativa literaria, coincidieron en La Realización Poética de la Justicia. Trabajo académico con el que obtuvo el titulo de abogado en la Universidad Externado de Colombia y publicado por esta casa de estudios, del que hago encomio de su precisión y fluidez, en virtud de cierta autoridad que se desprende del buen manejo de las fuentes y autores que le son familiares.

Fernando Vargas Valencia. N. en Bogotá, Colombia (1984). Abogado de la Universidad Externado de.Colombia. Vid. también su trabajo, “Las relaciones entre el derecho y la literatura: Hacia un cuestionamiento de la racionalidad instrumental en la decisión pública” en UNAULA. Revista de la Universidad Autónoma Latinoamericana (Medellín, Colombia) Nº 28, Noviembre de 2008, pp. 133-155 (disponible en: http://lau.unaula.edu.co/unaula/posgrados/unaula28.pdf )

Friday, January 09, 2009

“The first thing we do, let's kill all the lawyers”




Creo que acudir al famoso pasaje de Shakespeare en la 2ª Parte de King Henry VI para tutular la presente entrada puede resultar adecuadao.
Vean si no lo que hoy (09/01/2009) publica el diario ELPAÍS (Madrid), y que a continuación reproduzco:

Nuevo juicio al Shylock de Shakespeare
Siete abogados veteranos de Nueva York reabren el caso contra el célebre prestamista de El mercader de Venecia

Siete abogados veteranos se reunieron en Nueva York el mes pasado para reconsiderar el juicio a Shylock, el prestamista de El mercader de Venecia, de William Shakespeare, según informa la edición electrónica de la cadena británica BBC.
Uno de esos abogados, Anthony Julius, más conocido por representar a la Princesa Diana en su divorcio del Príncipe Carlos, explica por qué votó a favor de que el mercader Antonio se quedara con el dinero prestado por Shylock:
"En la obra (explica Julius), el joven Bassanio le pide a su amigo Antonio que le preste dinero para poder impresionar a Portia, una rica y bella heredera. Antonio le promete su aval, de manera que Bassanio acude al prestamista Shylock y pone a Antonio como avalista.
Pero Shylock no va a ceder tan fácilmente. El prestamista odia a Antonio porque le ha insultado y la ha recriminado que sea judío, así que impone una condición crucial: si Antonio no logra devolver el préstamo en la fecha fijada, Shylock tendrá derecho a obtener una libra de carne de Antonio. El mercader no cumple el pago y Shylock lo lleva a los tribunales.
Porcia se disfraza y declara ante el tribunal que el préstamo es ejecutable y que Shylock tiene derecho a su pedazo de carne humana. Porcia, sin embargo, le pide que sea compasivo y acepte dinero a cambio. 'No, el tiempo del pago ha pasado; quiero la penalización', señala Shylock. La situación parece insalvable para Antonio y ya echa mano al cuchillo cuando todo da un giro", escribe Julius.
Pasos de la alegación
"Porcia ofrece una ingeniosa relectura del acuerdo. "Corta la carne", señala, "pero no la sangre". La sangre no consta en el trato, de manera que no puede ser extraída. Este es el primer paso de la derrota de Shylock. No puede cortar la carne sin la sangre, así que es su acción resulta bloqueada. Esta primera acción de Shylock y la respuesta de Porcia, con la que toma ventaja, constituyen el llamado primer paso de la argumentación de Porcia", escribe Julius.
"El acuerdo supone un atentado contra la vida de un ciudadano veneciano, lo que está tipificado como un delito capital. Así que Shylock no sólo pierde el derecho al acuerdo, sino el derecho a la vida. Esta fase es conocida como el segundo paso de la argumentación de Porcia. El tribunal, mostrando una compasión hacia Shylock que él no ha tenido con Antonio, conmuta la condena, aunque en unas condiciones algo humillantes."
La ley literaria
"De los siete jueces que escucharon la apelación de Shylock en Nueva York, cinco la apoyaron y la mantuvieron. Sólo dos se opusieron, y yo fui uno de ellos. La mayoría de jueces consideraron que Shylock debería obtener algo por el préstamo impagado; por lo menos la devolución. Además sostuvieron que no era culpable del delito capital." "Pensé" -añade Julius- "que estas decisiones eran sentimentales y que no derivaban de ningún análisis legal estricto del asunto. Tenían buena intención. Pensaron que estaban ante un judío perseguido y quisieron acudir en su ayuda."
"Pero esto es lo que se podría llamar un error de categoría. Supone que Shylock tiene una vida independiente de la obra de teatro, y que la lógica de la obra puede ser apartada. Pero no puede serlo; no, al menos, sin violentar el tejido de la obra. Es en consonancia con la lógica de la obra que Shylock resulta condenado. Lo que significa, entre otras cosas, que es acorde con la ley en la obra."
Cuestión de personaje
"El caso contra la demanda de Shylock se desarrolla así. Primero, tenemos que dejar de tener en cuenta el primer paso de la argumentación de Porcia. Está claro que sus dos alegaciones sobre la ejecutabilidad del trato son erróneas. Empieza diciendo que el trato es ejecutable, pero sólo puede sostenerlo si suprime la existencia del delito capital."
"Ningún tribunal admitiría como ejecutable un contrato que implica cometer un acto criminal. Luego Porcia añade que el acuerdo sólo puede ser ejecutable si Shylock no extrae la sangre, pero se equivoca también en esto. Cualquier tribunal permitiría extraer la sangre junto con la carne. Fuera lo que fuese lo que ocurriese durante le ejecución del acuerdo sería permitido como parte de su cumplimiento."
"A continuación" -prosigue Julius- "viene el segundo paso de la argumentación de Porcia, que debería haberse esgrimido desde el principio. Lo único que necesitaba decir, tan pronto como entró en el tribunal, era 'el delito capital lo prohíbe'. Y ahí habría acabado el juicio. Pero eso también habría sido el fin del suspense y del drama."
"La mayoría de jueces necesitó reescribir la obra para respaldar a Shylock. Pero reescribir la obra significa perder a su Shylock. Los jueces lo destruyeron como personaje al respaldar su alegación, y eso sí que no es compasivo", concluye el abogado Julius.


Como recomendación me permito sugerir:




Daniel J. Kornstein
Kill all the lawyers?: Shakespeare´s legal appeal
Princeton: Princeton University Press, 1994,
296 pp.
ISBN-10: 0691032173
ISBN-13: 978-0691032177


En ed. más reciente:


Daniel J. Kornstein
Kill all the lawyers?: Shakespeare´s legal appeal
University of Nebraska Press, Lincoln- London, 2005,
XVII, 274 pp.
ISBN 10: 0803278217,
ISBN-13: 9780803278219
Kornstein, a practicing lawyer, examines Shakespeare's frequent use of legal themes in light of contemporary legal issues. The result is an original, absorbing book that covers every conceivable legal nuance in the plays, from dead-letter statutes in Measure for Measure (likened to the recent activation of sodomy laws in Georgia), to executive pardons in Richard II (discussed in terms of pardons issued by presidents Ford and Bush). Interspersed with the topics one might expect-Julius Caesar and the tension in American law between executive and legislative bodies; Othello and laws of defamation-are some surprises. Who would have thought, for example, that A Midsummer Night's Dream might lend support to the "living document" interpretation of the U.S. Constitution? Kornstein also likes to have fun: he almost steps into The Merchant of Venice, imagining himself plotting an appeal strategy for the defeated Shylock (the trial was marked by "pervasive prejudice").