Monday, November 29, 2010

De tesoros ocultos. Kafka y Borges

En un mismo año afloran dos tesoros que hasta ahora habían permanecido ocultos.

Fueron primero los manuscritos inéditos y dibujos originales del autor de La metamorfosis. En una kafkiana cadena de promesas incumplidas –al amigo Kafka por su albacéa Max Brod, y a éste por su secretaria Esther Hoffe- parte de los escritos y documentos del escritor praguense acabaron enterrados en las cajas blindadas de la oficina central UBS, en Zúrich.
Extremando la paradoja del laberinto kafkiano, sólo del original de El proceso se supo, adquirido en 1988 por el Archivo Alemán de Literatura de Marbach am Neckar, dependiente del Ministerio de Cultura de la desaparecida República Federal de Alemania. Hoffe lo había depositado en citada entidad bancaria suiza a la muerte de Brod. Fallecida también ella, fueron sus hijas, supuestas herederas del material, quienes realmente exhumaron aquel manuscrito de lo profundo y hermético de aquel castillo en Suiza, a cambio de obtener 1´5 millones de euros.


Brod y Kafka

Ahora el Estado de Israel les pone pleito, alegando infracción por Hoffe en la manda de Brod a su muerte en 1968 para entregar el lote a la Biblioteca de Jerusalen, y asimismo reivindicando la pieza adjudicada a Alemania.
Mientras, en el Tribunal Supremo de Israel se delibera aún acerca de si las hijas de Hoffe pueden ser tenidas por titulares del derecho al usufructo de los originales de Kafka. Mientras, la UBS custodia los cuatro contenedores que encierran los papeles kafkianos. De todo ello no se supo hasta julio de 2010.

El hallazgo del segundo tesoro tiene lugar en la ciudad Buenos Aires, localizado en los sótanos de la Biblioteca Nacional de Argentina. Concierte a Borges, quien fue su director, luego de derocado el gobierno de Juan Perón, entre 1955 y 1973. En su toma de posesión pronunció anunciadoras palabras. Dijo que le gratificaban al mismo tiempo con "800.000 libros y la oscuridad". Como el director Groussac, y otros más antes que él, también Borges estaba ciego.


Al regreso de Perón, una denuncia inicua le intima a sentar por fe notarial el inventario de sus libros personales, y de entre ellos todavía entrega un millar a la fecha de su renuncia a seguir dirigiendo la institución. Pero la incuria de asistentes los abandona sin el sello de su liberalidad. Y en el ciego fondo de las galerías y más profundos pozos de la Biblioteca Nacional se habran de eternizar mil libros que le pertenecieron y un poema manuscrito en las guardas de un ejemplar sobre religión en los tiempos de la Reforma, del teólogo alemán Christian Wilhelm Fran Walch.

El ejemplar de Christian Wilhelm Fran Walch en manos de Laura Rosato, foto de Juan Mabromata AFD
En él, con el trazo fino y preciso de una escritura que presagia la invidencia, escribe a 11 de septiembre de 1923 “La esperanza, como un cuerpo de niña…”. Otros versos del poema trasfundirán luego en Luna de enfrente y Fervor de Buenos Aires.

El anuncio del rescate tuvo lugar entre julio y septiembre pasados, cuando la Biblioteca Nacional ya emigrara en 1992 de calle México, en San Telmo, para de La Recoleta, y luego de sucederse cinco directores que, también de otro modo, fueron ciegos.
El descubrimiento sobrevino casual, por la mano de Laura Rosato y Germán Álvarez, empleados del Tesoro y Archivo Institucional de la Biblioteca. Lo han reconstruido en minuciosa investigación de 400 páginas componiendo Borges, libros y lecturas, recién editado por la propia Biblioteca Nacional (ISBN: 9789879350966)

EN BORGES, LIBROS Y LECTURAS, INVESTIGADORES DE LA BIBLIOTECA NACIONAL RECUPERARON LOS SUBRAYADOS, ANOTACIONES Y CITAS EN MÁS DE 500 VOLÚMENES CONSULTADOS POR EL ESCRITOREL HALLAZGO REVELA FUENTES POCOS CONOCIDAS DE SUS FICCIONES Y ARROJA UNA LUZ NUEVA SOBRE SU OBRA, por Pablo Gianera

Más que en lo leído, el lector se revela en los usos caprichosos o instrumentales que hace de los libros. Nada lo delata mejor que los subrayados, las marcas, las citas que entresaca. Tal vez por eso el lector compulsivo que subraya y copia frases para sí mismo en las portadas, guardas y portadillas prefiere que nadie más vea esos rastros. Si se presta el libro, el pudor obliga a borrar las huellas de la lectura para no quedar intelectualmente desnudo delante de terceros. ¿Quién querría alentar especulaciones sobre las causas que llevaron a insistir en esa determinada frase o en ese determinado verso? ¿Cuántos tolerarían mostrar todas las cartas de su erudición? El subrayado y la cita no son solamente estrategias de lectura; son también una variedad mínima, y muy privada, de la autobiografía. De ahí, también, que cuando se compran libros usados puedan inferirse las curiosidades y aun el carácter de los propietarios anteriores simplemente por las marcas que dejaron. Si se quisiera hacer una paráfrasis de la famosa frase de Osvaldo Lamborghini en su relato La causa justa, habría que decir que Jorge Luis Borges no leía completo casi ningún libro pero que sus subrayados eran perfectos. Aunque la verdad es que eran subrayados metafóricos; en realidad, antes que trazar una raya más o menos sinuosa debajo de la línea, transcribía, con una letra minúscula que fue mutando de la cursiva a una envarada imprenta, frases, citas, versos en portadas y márgenes que luego, invariablemente, reciclaba en sus propios libros. Borges, libros y lectura revisa sus anotaciones en alrededor de 500 volúmenes, adquiridos desde su primer viaje a Europa en la década de 1910 y usados mientras dirigió la Biblioteca Nacional, de 1955 a 1973. Algunos de esos volúmenes (la mitad del total) fueron donados a la Biblioteca con la firma protocolar de un escribano (un expediente necesario porque habían hecho correr la infamia de que robaba libros) pero otros quedaron sencillamente allí, olvidados. Laura Rosato y Germán Álvarez, empleados del Tesoro y del Archivo Institucional de la Biblioteca, trabajaron con ese material, se hundieron en él, en una tarea a la vez monumental y obsesivamente detallista: no sólo buscaron y encontraron los libros usados por Borges con sus anotaciones; también completaron las citas que estaban apenas apuntadas, restituyeron sus contextos y cruzaron esas referencias con sus ficciones, ensayos y conferencias, de modo que conocemos tanto el origen (un libro ajeno) como el final (los textos del propio Borges) de cada cita y de cada anotación al margen. Así se explican, por ejemplo, los numerosos volúmenes sobre el budismo, imprescindibles para el ensayo ¿Qué es el budismo? que preparó en colaboración con Alicia Jurado. (Incidentalmente, es probable que el apellido del protagonista del cuento El Sur proceda del estudioso del budismo Joseph Dahlmann.) La edición de Rosato y Álvarez publicada por la Biblioteca Nacional despliega a Borges como lector en cuatro niveles: el título leído, o a veces simplemente hojeado en busca del azar de la cita; las citas propiamente dichas que Borges destacó; las dataciones sucesivas, en el momento de la adquisición y a veces en cada relectura, como si el ejemplar volviera a hacerse propio cuando se lo abre de nuevo; por último, la cedulilla o estampilla de la librería en la que se consiguió el ejemplar. Esta información comercial resulta más bien nostálgica ahora, cuando ya casi no quedan en Buenos Aires librerías inglesas ni alemanas. Mitchell´s, Mackern´s, Pigmalión, Beutelspacher son los nombres de los negocios en los que Borges compraba los libros en sus dos idiomas predilectos. Prácticamente todo lo registrado en Borges, libros y lectura está en alemán (llega a firmar un ejemplar de E. T. A. Hoffmann como "Georg Ludwig Borges") y en inglés. Predomina el ensayo y la poesía, y la compulsión por la cita se crispa en la Divina Comedia de Dante Alighieri (sin duda el volumen más anotado) y en los escritos del filósofo Arthur Schopenhauer. Después de todo, también allí aparece lo autobiográfico: acaso no haya habido dos hombres a los que Borges les haya dedicado tanta atención como a ellos. Pero hay algunas sorpresas, como el examen detenido -mucho más detenido de lo que se creía- de los ensayos y poemas de T. S. Eliot, el estudio de Carl Jung, e incluso la imprevista consulta de An I ntroduction to Wittgenstein´s Tractatus de G. E. M. Anscombe. Que Borges era un lector "salteado", aunque de un tipo diferente al que pretendía Macedonio Fernández para sus novelas, queda claro en el orden (en el desorden) de las remisiones a páginas: no leía de punta a punta; buscaba un poco al azar, guiado por ese instinto de todo lector hábil que permite encontrar siempre aquello que necesita para lo que escribe. Además de un lector hedónico, como solía definirse, Borges era un lector interesado. Leía para escribir, y se diría que, inversamente, el acto de escribir era otra excusa para leer. No es casual que señalara los pasajes, a estas alturas muy manoseados, del inglés John Ruskin sobre la lectura como "nutrición" o "alimento" del espíritu y de la inteligencia consignados en Fors Clavigera . Pero de Ruskin y de su Sesame and Lilies llegaría otra idea muy pertinente para la estrategia de lectura borgeana: "Uno podría leer (si viviera lo suficiente) todos los libros del British Museum y seguir siendo una persona francamente ´iletrada´ y sin educación; pero si uno leyera diez páginas de un libro bueno, letra por letra -es decir, con verdadera precisión- sería una persona educada. La única diferencia entre una persona educada y otra que no lo es se corresponde con esa precisión". Nada más educativo que las enciclopedias, la auténtica formación de Borges, que trasladó luego ese protocolo de lectura fragmentario y agudamente preciso a todos los libros. Así, por ejemplo, el verso de Goethe más citado por Borges ("Cayó de arriba el crepúsculo/ todo lo cercano se aleja", del poema Dämmrung) no procede aparentemente de la fuente directa (los libros del propio Goethe) sino de una biografía del poeta alemán de Houston Stewart Chamberlain, en una edición de 1919, comprada seguramente en Ginebra durante su adolescencia. En cambio, parece haberle prestado bastante atención a West-östlicher Divan . Sin duda, Borges profesaba devoción por los libros, pero estaba libre del fetichismo del bibliófilo por las primeras ediciones o las ediciones limitadas. En ciertos casos (las literaturas que menos le importaban) tampoco se sentía impelido a leer algunos libros en el idioma original, aun cuando conociera esa lengua. Es lo que pasa con Rabelais, cuyos Gargantúa y Pantagruel parece haber leído según la edición inglesa en dos volúmenes publicada por Oxford University Press, donde encontró la cita por la cual podría especular, en un artículo incluido ahora en Otras inquisiciones , que Pascal tomó de allí su idea de Dios como una esfera cuyo centro está en todas partes y su circunferencia, en ninguna. Como antes los Textos cautivos (recopilación de sus reseñas de libros extranjeros en la revista El Hogar), este volumen proyecta una nueva luz crítica y habilita que se piense a Borges de otra manera, ya no como el erudito que simula con codicia haber leído todo sino como el cazador del disparo infalible. Concebido así, Borges, libros y lecturas es una antología colosal de versos y citas elegidas por Borges. Entre ellas, una idea brevísima de James Boswell tomada de su London Journal : "No vivir más de lo que se pueda recordar". Al elevar a método el principio de la antología, Borges quizá creyera que tampoco convenía vivir más de lo que se podía leer.
Fuente: ADN Cultura – La NaciónMás información: www.lanacion.com.ar

Saturday, November 27, 2010

El Profesor Cancellier de Olivo recibe Comenda do legislativo catarinense. Felicitaciones a un amigo


A Assembleia Legislativa realizou na noite de segunda-feira (22) sessão solene para entrega da Comenda do Legislativo Catarinense. Personalidades e entidades que realizaram ações relevantes e de destaque em Santa Catarina foram homenageadas na solenidade que contou com a presença de parlamentares, membros dos poderes executivo e judiciário e do reitor da UFSC, Alvaro Prata.
A Universidade Federal de Santa Catarina (UFSC) foi representada pelo chefe de Departamento do Curso de Direito, professor Luis Carlos Cancellier de Olivo, que recebeu a medalha condecorativa por indicação do deputado estadual Genésio Goulart.
O reitor Alvaro Prata manifestou a satisfação da UFSC por ter um de seus colaboradores homenageados pela Assembleia, no ano em que a Universidade comemora 50 anos de fundação. O presidente da Casa, deputado Gelson Merisio (DEM), disse que com essa homenagem o Parlamento reconhece “ações promovidas por personalidades e organizações que ajudam a formar um estado único, capaz de abrigar exemplos de dedicação e abnegação ao próximo, assim como de ousadia e inestimável visão empreendedora”.
Conforme enfatizou o professor Cancellier, “mais do que uma homenagem pessoal, a comenda do Legislativo é o reconhecimento do Poder Legislativo ao ensino de excelência da UFSC, que é reconhecida como a primeira universidade federal entre as instituições brasileiras no ranking das melhores instituições de ensino superior do mundo”.

Fuente: Assembléia Legislativa do Estado de Santa Catarina

J.C.G. y Luis Carlos Cancellier de Olivo, junho 2010


Os 35 anos de atividades na política, direito e jornalismo de Luis Carlos Cancellier de Olivo serão lembrados pela Assembleia Legislativa
Por indicação do deputado Genésio Goulart (PMDB), a Assembleia Legislativa outorga no dia 22 de novembro de 2010, às 19h, em sessão solene no plenário Osni Régis, a Comenda do Legislativo Catarinense ao professor Dr. Luis Carlos Cancellier de Olivo, em reconhecimento à sua contribuição e a dos servidores da Universidade Federal de Santa Catarina (UFSC), no ensino jurídico brasileiro e internacional.
Nascido em Tubarão em 13 de maio de 1958, Luis Carlos Cancellier de Olivo é professor de Direito Público e Administrativo no Programa de Pós-Graduação em Administração Universitária da UFSC. Atualmente é chefe de Departamento do Curso de Direito, membro do Conselho Editorial da EdUFSC e representante docente no Conselho Universitário da UFSC. Presidiu a Fundação José Arthur Boiteux no período 2009-2010.
Graduado em Direito (1998), mestre em Direito (2001) e doutor em Direito(2003), todos pela Universidade Federal de Santa Catarina, Luis Carlos Cancellier de Olivo é especialista em Gestão Universitária (UFSC, 2000) e Direito Tributário (CESUSC, 2002). É professor DE Adjunto III da UFSC. Ministra as disciplinas de Direito Administrativo II no curso de graduação e Seminário de Direito e Literatura na pós-graduação em Direito da UFSC. É professor de Direito Administrativo e Instituições de Direito Público da Universidade Aberta do Brasil (UAB), desde 2006.
"Se hoje a UFSC é modelo para o Brasil e para o mundo, sendo reconhecida entre as principais universidades federais brasileiras e muito bem colocada no ranking das melhores instituições de ensino superior do mundo, com muito orgulho também pretendemos homenageá-la pelos seus 50 anos de fundação, na pessoa do seu professor Luis Carlos", ressaltou o deputado Genésio Goulart.
Trajetória: jornalismo, direito e política
Luis Carlos Cancellier de Olivo tem sua trajetória de vida ligada a três ciências: jornalismo, direito e política.
Depois de ter concluído seus estudos secundários na sua cidade natal, freqüentando o CICIT e Colégio Dehon, Luis Carlos, o "Cau" como ficou conhecido, participou do movimento estudantil, tendo sido um dos líderes da resistência democrática ao regime ditatorial. Colaborou em campanhas políticas e durante bom tempo esteve ligado a atividades do senador Nelson Wedekin, sobre o qual escreveu seu primeiro livro em 1987: "A estratégia de Marketing de um senador".
No jornalismo, Cancellier freqüentou a lendária redação do jornal "O Estado" na década de 80, publicando grandes reportagens com foco nas condições de vida dos trabalhadores, como o drama dos mineiros do sul estado afetados pela pneumoconiose e dos pescadores na Lagoa de Imarui. Fazia questão de dividir a co-autoria de seus trabalhos com grandes fotógrafos como Orestes Araujo, Tarcisio Matos, Lourival Bento, Marcos Cesar, Rivaldo Souza, entre outros. Da época em que compartilhava as Olivetti Linea 98 com Moacir Pereira, Adelor Lessa, Tancredo, Prisco Paraiso e Cacau Menezes, surgem grandes amizades, como Valdir Alves, Celso Martins, Carlos Damião, Laudelino José Sardá, Comelli, Miro, Bento Silvério e Moacir Loth.
A mudança para a vida acadêmica deu-se na virada do milênio, quando o ciberespaço e a sociedade da informação teorizada por Pierre Lévy inspiraram Cancellier de Olivo a estudar no âmbito do Direito este fascinante campo do conhecimento. Em 2003 obtém o titulo de Doutor, orientado pelo professor Aires José Rover, publicando o livro "A reglobalização do Estado e da Sociedade em rede na era do acesso". O currículo do sistema Lattes de Luis Carlos informa uma produção bibliográfica e técnica composta de 18 livros publicados, organizados ou editados e 11 capítulos de livros publicados.

Friday, November 26, 2010

Abordaje "en cubierta”. Parientes muy cercanos



Takiji Kobayashi
El pesquero,
Traducción de Jordi Juste y Shizuko Ono, Ático de los libros, Madrid, 2010 (marzo), 152 pp.
ISBN: 978-84-937809-0-6. 152 pp.


Takiji Kobayashi
O Navio dos Homens,
Tradução de Maria João Freire de Andrade, Clube do Autor, 2010 (Outubro), 162 pp. ISBN 9789898452023
Takiji Kobayashi (1903-1933)
Un libro, en cualqueira de ambas ediciones, absolutamente recomendable. J.C.G.

Tuesday, November 23, 2010

El lujo de conmemorar a Tolstói

Tolstói, 1910. Foto de V. C. Chertkov
Intervención en al acto inaugural de la Exposición bibliográfica
León Tolstói, lúcido fulgor
organizada en la Biblioteca General de la Universidad de Málaga
El lujo de conmemorar a Tolstói


Las cuitas del joven Werther le impulsan a un pistoletazo en la sien,
Anna Karénina se arroja al paso de un tren.
Pero si leemos bien a Goethe y a Tolstói,
si los leemos como disidentes de la vida tal como es,
la bala habría errado el blanco y el tren detendría su macha.
Ni Werter ni Anna han muerto más que en la novela.
Goethe y Tolstói nos enseñan que
¡aún la disidencia e
s posible!


Se cumple ahora un siglo de la muerte de Lev Nikolaievich Tolstoi. Este 100 aniversario de su fallecimiento –7 de noviembre de acuerdo al cómputo del calendario juliano, que guía a los ortodoxos; 20 de noviembre según el gregoriano de los latinos– nos acerca la grandeza de sus textos y el espectáculo de su vida.

Fue León Tolstói dueño de una poderosa narrativa, realista y posromántica, trufada de personajes que atraviesan el escenario de su ficción vital dando testimonio de conmovedoras pasiones decisivas junto al drama de las inseparables contradicciones que los aturden, abruman y hasta abaten con fatalidad irreversible. Evocamos pues al Tolstói novelista, cuya obra –escrita entre mediados del siglo XIX y un paso por delante del linero finisecular- difunde el resplandor inequívoco de la más brillante Literatura de todos los tiempos. Conmemoramos también al grave Tolstói pensador social y moral de quien brotó, con profunda y conmovedora clarividencia, mucho del afán y el desgarro que definió al siglo pasado.

Desde esa claridad luminosa –lo era quizá la misma Yásnaya Polyana, más allá de un literal "Claro del Bosque"– que la maestría de su invención literaria y la enérgica vivencia de sus creencias nos dejaron, Tolstói proyecta una traza capaz asimismo de trasponer a lo contemporáneo. Porque, en efecto, el lúcido fulgor de Tolstói perdura –y acaso en un destello y relumbre aún más vigoroso– en este nuestro siglo XXI.
Y así, con acertado criterio ha organizado la Biblioteca Universitaria la presente muestra reuniendo en ella una cuidada selección expositiva formada por libros y otros impresos, con detalle que este catálogo recoge y documenta de un modo tan obsequioso como esmerado. La agrupación de ese fondo bibliográfico, por recolecta de entre las diversas bibliotecas de nuestros centros universitarios y el depósito de colecciones privadas, reunió en un común entusiasmo a cuantos han intervenido para hacerla posible: el entusiasta lujo de conmemorar a Tolstói.

Siguiendo el rastro en blanco y negro de la letra impresa, las páginas de los libros y folletos que se exhiben ofrecerán al público visitante la oportunidad del disfrute, mejor conocimiento y adecuada valoración de un discurso pegado a la riqueza de la vida y el ejemplo de un pensamiento crítico, decostructivista, teñido de vago panteísmo, espiritualizado al límite del heroísmo, del misticismo incluso, antimilitarista, evangélicamente pacifista, e insumiso siempre al estatalismo y, sobre todo, a la solemnización de la hipocresía –ésta, la más terrible contrautopía–.

Lujosa ocasión, en fin, para el acercamiento a los valores estético-literarios de la escritura tolstoiana tanto como a la expresión de fuerte contenido ético de su ideario sobre la condición humana y la regeneración moral de la sociedad, en un momento de la Historia –el suyo, pero no en todo extraño al nuestro– donde el compromiso en defensa de la libertad y lo igualitario debía derribar insoslayables muros de servidumbre y dependencia.

Creo que a un universitario de hoy habría de enardecerle la provocación que anida en las páginas de sus historias. El modo de provocar de Tolstói fue siempre la protesta. Ciertamente este rasgo contestatario sería detectado por la crítica ya en fechas muy tempranas; aunque diversamente desentrañado. Y en efecto, en ese carácter “protestante” a Tolstói se le igualó con Goethe.

Uno de los primeros artífices de esa equiparación fue el filósofo español Urbano González Serrano (1846-1904). Precisamente la nuestra que hoy se ha inaugurado recoge un ejemplar cuyas páginas albergan su comparativa entre Goethe y Tosltói1. Al establecer esa semejanza el discípulo e hijo espiritual de Nicolás Salmerón inclina la preferencia personal hacia el gran lírico y dramaturgo alemán, antes y más que por el maestro ruso, asertando con un severo juicio que prácticamente reduce y simplifica a irritada insatisfacción todo posible horizonte de la protesta tolstoiana:

«Quien todo lo niega, todo lo afirma. Tolstoï, que habla de la vida para menospreciarla, de la sociedad para maldecirla, del amor para negarlo, del individuo para que se aniquile en el todo, de la ciencia para suprimirla, es, del principio al fin, una protesta, una voz que pide vida más racional, sociedad mejor organizada, amor más puro, individuo más perfecto, ciencia más amplia. No propone remedios Tolstoï para semejantes males, carece de ellos, falta ritmo y equilibrio a su pensamiento para concebirlos. Goethe encarnó la protesta y personificó la manera de resolverla. Tolstoï quedó estancado en su protesta»

Este género de opiniones propició una comprensión de Tolstói paralela al nihilismo. Pienso sin embargo que con más equilibro exploró la semejanza Thomas Mann (1875-1955). Su Goethe und Tolstoi del año 19232 –un ejemplar de esa edición asimismo exhibe en la presente muestra- impugna aquel parecer, ya para entones muy arraigado.
Pero más importante que la polémica en sí puede resultar ahora indagar brevemente acerca del sentido literario y personal de la impaciente insatisfacción tolstiana.

Desde mi punto de vista Tolstói expresa en ella, como también Goethe, un ideal. Pero a diferencia del defendido por el universal pensador de Frankfurt am Main, el ideal que en su insatisfacción del ser Tolstói nos ofrece está atravesado de radicalidad hasta lo más profundo e íntimo. No sería nunca una actitud nihilista, que quizás convenga más a Dostoievski, sino un decidido radicalismo aquello que más identifica a los personajes de sus novelas, y al propio autor.

En la actualidad es difícil comprender el significado de radicalismo; es arduo, en efecto. Vivimos una sociedad conformista, neumática, donde la crítica tiene raro acomodo, donde la discrepancia se acalla bajo reproches de incorrección política, o bien por se sustituye por una ambigüedad que en otro momento hubiéramos reconocido como miedo. Nos van faltando ejemplos de radicalismo; abunda, no obstante, el intelectual orgánico, hasta el hartazgo incluso. Pero lo más turbador es seguramente que comienza a desvanecerse y borrarse el concepto mismo de radicalismo.

Por fortuna nos quedan los libros, y su voz de tinta resuena…

En Meditaciones de un apolítico, escrito en 1919 por el citado Thomas Mann, Nobel de Literatura en 1929, hallaremos una luminosa definición de radicalismo que no quiero dejar sin rescate en la oportunidad que me brinda este acto. Radicalismo es para el novelista germano de Muerte en Venecia (1912) o La Montaña Mágica (1924) “rebelión sensitivamente moral contra la vida tal cual es”3; o lo que es lo igual, afirmación del espíritu -verdad, justicia, libertad- contra la vida.

De acuerdo a esta definición Tolstói no sería –en puridad– sino un radical. Toda la obra de Tolstói constituye, sin duda, una enérgica protesta contra la vida tal cual es. Pero además, como añade Mann, todo buen libro escrito contra la vida despierta el deseo de vivirla. Así también lo recuerda Claudio Magris en un pequeño ensayo titulado “La geometría de la renuncia”. Apropiándome de allí su referencia acerca del romanzo anónimo triestino Il secreto4, la aprovecho para Tolstói: “todo buen libro escrito contra la vida constituye una instigación a vivirla”5.

Y no se trata de una mera digresión plausible. La provocación que en Tolstói representa su radicalidad intelectual como protesta contra la vida tal cual es, como decostrucción político-moral de nuestra sociedad, obra el milagro de un ideal constructivo. Ese es el lúcido fulgor que nos puede –que nos debe– iluminar como sus lectores en este siglo XXI: su disidencia por la verdad, la justicia, la libertad. Aún la disidencia es posible.

Como lector de Tolstói no oculto estar inoculado de esa convicción –aún la disidencia es posible– y postulo su contagio. Otros, antes y mejores que yo, han sido ya infundidos de esa persuasión.

El demorado y al fin reciente Nobel de Literatura este mismo año, Mario Vargas Llosa, lo ha recordado en repetidas ocasiones:

Así, como intérprete de la obra de García Márquez:

El escritor es «un disidente (…) porque no acepta la vida y el mundo tal como son (o como cree que son). La raíz de su vocación es un sentimiento de insatisfacción contra la vida»6.

E intérprete de sí mismo, advirtiéndonos que:

«la literatura es fuego, que ella significa inconformismo y rebelión, que la razón del ser del escritor es la protesta, la contradicción y la crítica (…). La vocación literaria nace del desacuerdo de un hombre con el mundo, de la intuición de deficiencias, vacíos y escorias a su alrededor. La literatura es una forma de insurrección permanente y ella no admite las camisas de fuerza. Todas las tentativas destinadas a doblegar su naturaleza airada, díscola, fracasarán. La literatura puede morir pero no será nunca conformista»7.
Y también como lector, el día de su Doctorado Honoris Causa por esta Universidad de Málaga, luego de mencionar a Tolstói entre sus escritores de cabecera, cuando manifestó:

"la lectura, vicio no impune, como dijo Valéry[8], porque él se paga carísimo, en verdad, en insatisfacción y recelo contra la vida tal como es, que nunca puede elevarse hasta las cumbres y descender a los abismos de la que inventamos espoleados por nuestros deseos”9.

Por mi parte, como ya he declarado, me limité a colaborar con entusiasmo en el lujo de conmemorar a Tolstói, así como en la deseante propagación de su disidencia concretamente al eligir de manera consciente para frase emblema que abriera el modesto estudio introductorio que contiene el catálogo de esta Exposición bibliográfica10 la que figuró en un texto de 1895 a firma de Leopoldo Alas Clarín: “Por fortuna, la moda ha traído otra vez estos días a la actualidad las ideas-Tolstoi”11

Nada más, muchas gracias.

José Calvo González
Noviembre, 22. 2010.
1 Ossip-Lourié, La Filosofía de Tolstói, traducida de la segunda edición por U. González Serrano, Librería General de Victoriano Suárez, Madrid, 1903. Esta 2ª ed. contiene en el Apéndice IV (pp. 211-219) el ensayo de Urbano González Serrano titulado “Goethe y Tolstóï”, inicialmente aparecido en El Imparcial [Madrid], ed. de 4 de junio de 1894 y que asimismo figuró en la 2ª ed., corregida y aumentada, de Psicología del amor, Librería de Femando Fe, Madrid, 1897.
2 Thomas Mann, Goethe und Tolstoi, Verlag “Die Kuppel” Karl Spiertz, Aachen, 1923.
3 Thomas Mann, Betrachtungen eines unpolitischen, S. Fischer Verlag AG, Berlin, 1919, pp. 587 y ss.
4 El “anonimo Triestino” sería en realidad Giorgio Voghera (1908-1999).
5 Claudio Magris, Ítaca y más allá, Huerga y Fierro, 1989, Madrid, p. 220.
6 Mario Vargas Llosa, García Márquez: Historia de un deicidio, Seix Barral, Barcelona, 1971, p. 85.
7 La literatura es fuego. Discurso de Mario Vargas Llosa al recibir el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos el 4 de Agosto de 1967 en Caracas, por La Casa verde. Ahora en Mario Vargas Llosa, Contra viento y marea (1962-1982), Barcelona: Seix Barral, 1984, p. 134.
[8 Valéry Larbaud (1881-1957), Ce vice impuni, la lecture (1925), Gallimard, Paris, 1941].
9 La semilla de los sueños. Discurso del nuevo Doctor Honoris Causa D. Mario Vargas Llosa, Universidad de Málaga, 24 de abril de 2007. Disponible en: http://www.uma.es/publicadores/gabinete_r/wwwuma/disc_vargasllosa_honoris.pdf
10 José Calvo González, "Sobre la edición de Tolstói en España, 1887-1936", en León Tolstói, lúcido fulgor. Catálogo de la Exposición bibliográfica, Biblioteca Universitaria de Málaga, Universidad de Málaga, Málaga, 2010, pp. 11-36.
11 Leopoldo Alas Clarín, «Amo y criado, último cuento de Tolstoi» (La Ilustración Española y Americana. 8 de junio de 1895). Ahora en Clarín: Obra olvidada, Eds. Júcar, Madrid, 1973, p. 163.

Casa Museo Tolstói en Yasnaya Polyana

Monday, November 22, 2010

Tolstói. Exposición bibliográfica. Universidad de Málaga





Biblioteca Universitaria
Vicerrectorado de Innovación y Desarrollo Tecnológico
LEÓN TOLSTÓI, LÚCIDO FULGOR
Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico
de la Universidad de Málaga
Málaga, 2010, 85 pp.
ISBN 978-84-9747-336-1

[En este catálogo se contiene el estudio introductorio titulado "Sobre la edición de Tolstói en España (1887-1936). Particulares a una Exposición", pp. 11-36, a firma de José Calvo González, Catedrático de Filosofía del Derecho de la UMA]

Sunday, November 21, 2010

DIAS TOLSTOI (1828-1910). CCB. Centro Cultural de Belém. Lisboa


O Centro Cultural de Belém (CCB) em Lisboa homenageia o escritor russo Lev Tolstoi, dedicando os dias 20 e 21 de Novembro ao autor do romance Guerra e Paz e de outras obras tão marcantes como Anna Karenina.

20 e 21 Nov 2010
PEQUENO AUDITÓRIO - SALA EDUARDO PRADO COELHO


No dia 20 de Novembro de 1910, o conde Lev Nikolaievich Tolstoi morre na estação ferroviária de Astapovo, prostrado por uma pneumonia. Tinha 82 anos e era uma das figuras mais célebres da Rússia e da literatura mundial. Autor de obras tão marcantes como Anna Karenina, Sonata a Kreutzer, A Morte de Ivan Illich e Ressurreição, foi sobretudo através do monumental romance Guerra e Paz que Tolstoi passou à posteridade. Cristão, pacifista, anarquista, Tolstoi foi isto tudo e nenhuma destas coisas em estado puro. Uma figura única da literatura universal evocada durante um fim-de-semana - aquele em que passam cem anos sobre a sua morte.

PROGRAMA

Fotografias documentais da vida do escritor
Corredor do Pequeno Auditório – Sala Eduardo Prado Coelho


Dia 20 de Novembro Sábado

15:00 JOÃO LOPES apresenta o filme Guerra e Paz
do realizador Sergei Bondarchuk (1965-1967)
15:20 Filme Guerra e Paz (1.ª parte 140 min.)*
17:40 às 18:00 Intervalo
18:00 Filme Guerra e Paz (2.ª parte 93 min.)*


Dia 21 de Novembro Domingo

15:00 Conferência de JOSÉ MILHAZES
Tolstoi, um profeta de utopias
15:30 ANTÓNIO PESCADA
Traduzir Tolstoi
JOÃO PAULO COTRIM
A Morte de Ivan Illich
FILIPE PINTO-RIBEIRO
A Música na vida de Tolstoi
PEDRO LAMARES
Lê excertos de Anna Karenine
17:00 às 17:15 Intervalo
17:15 Filme Guerra e Paz (3.ª e 4.ª parte 77min. + 92 min.)*


Para mais informações sobre este evento, consulte a página do CCB.

Fuente:http://www.ccb.pt/sites/ccb/pt-PT/Programacao/Literatura/Pages/DIATOLSTOI20NOV2010.aspx#top

Saturday, November 20, 2010

Friday, November 19, 2010

Anna Karenina y el Cine. Otras tres versiones

Anna Karenina, 1935. Estados Unidos






DIRECTOR: Clarence Brown
DURACIÓN: 95 min.
GUIÓN: Salka Viertel & Clemence Dane (Novela: León Tolstói)
MÚSICA: Herbert Stothart
FOTOGRAFÍA: William Daniels (AKA William H. Daniels) (B&W)
REPARTO: Greta Garbo, Fredric March, Basil Rathbone, Maureen O'Sullivan, Freddie Bartholomew, Reginald Owen, May Robson
PRODUCTORA: Metro-Goldwyn-Mayer
GÉNERO: Romance. Drama Drama romántico. Siglo XIX



Anna Karenina, 1948. Reino Unido





DIRECTOR: Julien Duvivier
DURACIÓN: 111 min.
GUIÓN: Julien Duvivier, Jean Anouilh, Guy Morgan (Novela: León Tolstói)
MÚSICA: Constant Lambert
FOTOGRAFÍA: Henri Alekan (B&W)
REPARTO: Vivien Leigh, Ralph Richardson, Kieron Moore, Hugh Dempster, Mary Kerridge, Marie Lohr, Frank Tickle, Sally Ann Howes, Niall MacGinnis, Michael Gough
PRODUCTORA: London Film Productions. Productor: Alexander Korda
GÉNERO: Romance. Drama Drama romántico. Siglo XIX




Anna Karenina, 1997. Estados Unidos




DIRECTOR: Bernard Rose
DURACIÓN: 110 min.
GUIÓN: Bernard Rose (Novela: León Tolstói)
MÚSICA: Tchaikovsky, Rachmaninov y Prokofiev por la St. Petersburg Philarmonic Orchesta bajo dirección de Sir Georg Solti
FOTOGRAFÍA: Daryn Okada
REPARTO: Sophie Marceau, Sean Bean, Alfred Molina, Mia Kirshner, James Fox, Fiona Shaw, David Schofield, Phyllida Law, Jennifer Hall, Saskia Wickham, Danny Huston
PRODUCTORA: Warner Bros.
GÉNERO: Romance. Drama Drama romántico. Siglo XIX

Thursday, November 18, 2010

CINE. Anna Karenina, de Aleksandr Zarkhi, en la Facultad de Derecho (UMA)


Anna Karenina, 1967. Rusia
DIRECTOR: Aleksandr Zarkhi
DURACIÓN: 145 min.
GUIÓN: Vasili Katanyan, Alexander Zarkhi (Novela: León Tolstói)MÚSICA: Rodion Shchedrin
FOTOGRAFÍA: Leonid Kalashnikov
REPARTO: Tatiana Samoilova, Nikolai Gritsenko, Vassily Lanovoy, Yuri Yakovlev, Iya Savvina, Boris Goldayev, Maya Plisetskaya.
PRODUCTORA: Mosfilm. Moscú
GÉNERO: Romance. Drama Drama romántico. Siglo XIX


Proyección en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga. Aula Magna, 18 de noviembre de 2010, 13´00 h., dentro del ciclo académico del Área de Filosofía del Derecho dedicado a León Tolstói (1828-1910). VO en ruso, subtitulada en español.
El DVD ha sido facilitado por el Centro Ruso de Cooperación Internacional Cultural y Científica, a quien agradecemos su gentil colaboración.
José Calvo González
Catedrático de Filosofía del Derecho
Universidad de Málaga

Wednesday, November 17, 2010

Anna Karenina de José Saramago



Anna Karenina
Leitura da tradução de José Saramago
18 de Novembro, 18 Horas


Seguindo o hábito de cada dia 18, até que se cumpram nove meses sobre a sua morte, os amigos e leitores de Saramago reunir-se-ão na Biblioteca Palácio das Galveias para, 100 anos depois do desaparecimento de Leon Tolstói, ler a tradução que do grande autor russo fez Saramago. Serão lidos fragmentos de Anna Karenina




Leão Tolstoi, Anna Karenina. tradução de José Saramago, Círculo de Leitores, Lisboa, [D.L. 1971]. 734, [1]pp. : il.
Leão Tolstoi, Anna Karenina. tradução de José Saramago, Estúdios Cor, Lisboa, 1959, 779 p. Colecção: (Grandes Classicos)
Leão Tolstoi, Anna Karenina. tradução de José Saramago, Estúdios Cor, Lisboa, 1969, 792 p. Colecção: (Grandes Classicos)
Leão Tolstoi, Anna Karenine, trad. José Saramago, Mediasat Group, Barcelona, 2004, 704 pp. ISBN 84-9789-634-3







Saramago habría cumplido 88 años el 16 de noviembre de 2010

Monday, November 15, 2010

Giustizia e letteratura (Law and Literature) Giudici e giustizieri in Dürrenmatt


Il Centro Studi "Federico Stella" sulla Giustizia penale e la Politica criminale, dell´Università Cattolica del Sacro Cuore (Sede di Milano), organizza per l'anno accademico 2010-2011 un ciclo di incontri sul tema Giustizia e Letteratura (Law and Literature)
Il Ciclo è composto da cinque incontri pomeridiani e un convegno conclusivo: La "presunzione di colpevolezza" come difesa del branco. Il caso Dreyfus: risonanze letterarie francesi 1896-1930; Giudici e giustizieri in Dürrenmatt; Defoe e la malavita; Musil, von Hofmannsthal e la responsabilità; La giustizia nelle canzoni di Bob Dylan, e Narrazioni della giustizia, giustizia della narrazione (Convegno conclusivo) .L'iscrizione offre agli studenti delle Facoltà di Giurisprudenza e di Scienze linguistiche e Letterature straniere dell'Università Cattolica del Sacro Cuore di Milano.



Martedì 23 novembre 2010

Cripta Aula MagnaUniversità Cattolica del Sacro Cuore Largo A. Gemelli, 1 - Milano
La giustizia in palcoscenico: verità e paradossi.Giudicie e giustizieri nell'opera di Friedrich Dürrenmatt,scrittore di gialli e commedie grottesche.
Ore 16.15
Registrazione degli iscritti
Ore 16.30
Introduzione:
Gabrio Forti, Professore Ordinario di Diritto penale, Università Cattolica del Sacro Cuore
Ore 16.45
La giustizia in palcoscenico: verità e paradossi.
Ne discutono:
Eugenio Bernardi, Professore Ordinario di Lingua e Letteratura tedesca - Facoltà di Lingue e Letterature Straniere, Università Ca' Foscari di Venezia
Gherardo Colombo, Presidente Garzanti LibriRoberto Cazzola, Scrittore, responsabile della letteratura tedesca per la casa editrice Adelphi
Ore 19.15
Interventi programmati e dibattito

Fuente y más informaciones en : http://centridiricerca.unicatt.it/csgp_1984.html

Sunday, November 14, 2010

Diez Libros de artista. Exposición de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes. UCM



Hoja x hoja. Libros de artista
Sala de Exposiciones de la Biblioteca
de la Facultad de Bellas Artes
Del 10 de noviembre al 1 de diciembre
Comisaria: Gema Navarro Goig



El libro en sí mismo no tiene sentido sin la acción, la secuencia implícita de pasar sus páginas. Es algo inherente al libro tradicional frente al soporte digital o libro electrónico, y vaya por delante que reivindicamos la primera opción frente a la segunda. Ojear un libro es, incluso, un placer que descubrimos al acercar nuestra nariz a su interior, como cuando lo abrimos por primera vez y es nuevo. En el caso de un libro antiguo, observamos que sus hojas se han oscurecido y su tipografía te transporta a épocas remotas de linotipias y tipógrafos, a su ardua elaboración, con tipos móviles solapados uno a uno para formar textos y a los tacos de madera grabados al detalle en sus ilustraciones.
En el caso del libro de artista, obra para mirar y tocar más que para leer, este acto reflejo de pasar hoja tras hoja se magnifica. Al principio, es el impacto visual lo que predomina: cromatismo, dimensiones, forma, textura, todo ello en las múltiples e insospechadas formas que el libro como objeto artístico puede adoptar. Pero el espectador, atraído por la apariencia misma del objeto, no sólo lo contempla sino que no puede resistir el deseo de palpar sus páginas; tras la experiencia visual previa, la táctil es ineludible.
Al tener en nuestras manos uno de estos libros pasaremos hoja por hoja, desvelando su interior, notaremos el tacto fino o rugoso de los diferentes papeles o materiales empleados, lo contemplaremos como una unidad en la que, en un primer momento, nos llamó la atención su forma externa.
Todo lo anterior se pone de manifiesto en la exposición que contemplamos. Para empezar, hay que ubicar la obra presentada, especificando que toda ella se ha realizado como trabajo final de la asignatura que imparto: Grabado en Relieve y, fundamentalmente, con técnicas xilográficas y linográficas.
En los libros expuestos, el artista asume tanto la labor de ilustrador como la de diseñador, tipógrafo y encuadernador. Hay libros-objeto como cajas, donde se impone el frio del metal o la calidez de la madera, desplegables con un contenido narrativo o plasmando una crónica viajera. Algunos no se limitan a mostrar impactantes imágenes sino que las apoyan con textos de contenido reivindicativo o social. En otros, las palabras son inexistentes, no las necesitan, no en vano en el libro de artista lo visual acaba por imponerse. Vemos cómo juegan con el espectador mediante espejos deformantes o con aperturas múltiples que, a veces, te hacen dudar. El contenido irónico e irreverente también se hace notar y en otros casos, el más poético y literario.
Es, al cabo, una pequeña muestra de la infinidad de posibilidades que puede revelarnos el libro de artista.

Gema Navarro Goig