Wednesday, June 28, 2017

Arte y Derecho. Otra obra para 'Imaginem et exemplum Iustitia'. Novedad bibliográfica



Vanessa Paumen et al. (eds.)
The Art of Law: Three Centuries of Justice Depicted
Introduction by Georges Martyn
Tielt: Lannoo, 2016, 205 pp.
ISBN: 9789401440417

Featuring 20 top pieces from the collection of the Groeninge Museum in Bruges, combined with more than 80 exquisite works from collections around the world, this book sheds new light on the depiction of justice from the 15th to the 17th century. This book provides an historical approach that will appeal to both the expert and the art lover. The inclusion of famous pieces, such as The Judgment of Cambyses by Gerard David and The Last Judgment by Pieter Pourbus and Jan Provoost, make this book an homage to art as well as to the practices of law in society.

The Art of Law was curated and coordinated by art historian Vanessa Paumen, coordinator of the Flemish Research Centre for the Arts of the Burgundian Netherlands at the Groeningemuseum in Bruges, along with fellow art historian Tine Van Poucke, the museum's education and outreach officer. The curators were advised by art historian Stefan Huygebaert, who is currently completing a PhD in legal iconography at Ghent University, and by Georges Martyn, Professor of Legal History at Ghent University and honorary barrister of the Ghent bar and substitute magistrate (justice of the peace).

--XX--

Nuevo ingreso en mi biblioteca. Existe asimismo edición en lengua alemana.
Para el diseño de la cubierta se estampa modernamente la talla Ivstitia (c. 1593), de Jacques de Gheyn (1565-1629), registrada entre los fondos del Museum Boijmans. Rotterdam. The Netherlands.
 
J.C.G.

 

Tuesday, June 27, 2017

Arte y Derecho. Una adquisición bibliográfica sobre la 'imaginación' holandesa de la Justicia y la Ley



M. A. Moelands, en J. Th de Smidt (eds.)
Haags Historisch Museum. Weegschaal en zwaard: de verbeelding van recht en gerechtigheid in Nederland
Den Haag: Jongbloed Juridische Boekhandel en Uitgeverij, 1999, 157 pp.
sumpt. ill. in col. & b/w
ISBN: 9789070062194
 

---XX---
Con una bella reproducción en cubierta de 'De Gerechtigheid' (1656), del pintor barroco neerlandés Dirck van Denle (1605-1671) [Collectie Stadhuis, Arnemuiden., municipio Middelburg. Paises Bajos], me llegó ayer y ya está a buena mano en mi biblioteca.

J.C.G.
 
 
 

Monday, June 26, 2017

Arte y Derecho. 'De triomf der gerechtigheid ' (1655-1657), por Gabriel Metsu (1629-1667)




De triomf der gerechtigheid (El triunfo de la justicia) (1655-1657)
por Gabriel Metsu 1629-1667
(Royal Picture Gallery Mauritshuis, The Hague)
 
 
----xxx----
 
Llamo la atención sobre tres detalles. Uno hace a la espada que como observarán ya no es de cruceta, cuya industria se hallaba pretérita y era vetusta para los tiempos del s. XVII, cuando imperaba la moda de las de taza o cazoleta. No es menos llamativo que el empleo de la espada sea 'a primera sangre'. No hay derramamiento, sino de una gota. Por tanto, ejemplo de la fuerza contenida, de la contención del ius puniendi.
 
Otro se refiere a ángel caído, desenmascarado de su falsedad, y estigmatizado por el dedo acusador del amorcillo, trayendo de aquí una alegoría acerca de Veritas victoriosa.
 
Finalmente, destacar la elegante cortesía del artista al construir el plano inferior del lienzo ofreciendo una comparativa, de paralelo distante, entre la corrupción de las chorreantes monedas y la fresca pureza de una rosa blanca rodeada del perfume ambiente de las frutas.
 
J.C.G.

La escritura del pensamiento – MICRAS de José Calvo González, por Damaso Javier Vicente Blanco

La escritura del pensamiento - MICRAS de José Calvo González

 
Micras, Málaga: Cedma (Diputación de Málaga), 2015, 176 pp. ISBN: 9788477859215
 
 

José Calvo González, Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Málaga, no es un jurista al uso, sino un pensador del Derecho preocupado por encontrar siempre y mantener el lazo originario del mundo jurídico con el ámbito de la cultura. Si la formalización del Derecho a partir del siglo XIX, con todo el aparato dogmático, ha perseguido  desarrollar un mundo jurídico hipertecnificado, cuyo culmen ha querido ser el pensamiento analítico heredero de Kelsen y su Escuela, Calvo González ha desplegado una dilatada investigación en la que la integración del Derecho en el terreno más vasto de la cultura aparece como una constante (como decía el jurista belga François Rigaux, el Derecho es una parte de la cultura). Sin duda, su tarea más minuciosa y dedicada ha estado en el campo de lo que se conoce como Derecho y Literatura, con distintas variantes, entre las que no es la menos importante la que concibe y analiza el “Derecho como literatura”, donde ha hecho sustanciales aportaciones. Con todo, también ha desarrollado su investigación en el terreno de la antropología jurídica, con una gran lucidez en el descubrimiento de las dificultades de entendimiento de ambas disciplinas, hasta el punto que deben considerarse algunos de sus trabajos como de obligada lectura para cualquier jurista que quiera hacer una incursión productiva en el terreno de la antropología. Y con este bagaje, el merecido reconocimiento del mundo oficial del Derecho no le ha faltado, pues en fechas muy recientes ha recibido la Cruz Distinguida de primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, por su dilatada trayectoria.

Justificada tan extensa presentación por la necesidad de contextualizar adecuadamente a nuestro autor, mi interés está en reseñar este hermoso libro que lleva por título Micras, recientemente llegado a mis manos, y que resulta ser una incursión de Calvo González directamente en el terreno literario, donde ya tiene significativos antecedentes, como son Una mano de tinta (2002), Objetos de escritorio (2006) y Trazos & Trizas (2007). El título, Micras, alude al carácter de textos breves o fragmentarios que lo componen. Así, aparecen piezas concisas, escuetas, herederas de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna, junto a otras aforísticas de carácter sapiencial, en estos tiempos tan privados de sabiduría, e incluso poemas visuales sugerentes y libres de prejuicios formales.

El texto lo componen doce arbitrarios capítulos, en los que se hace notar la nominación latina en la mayor parte de las ocasiones, a los que se añade un Postscriptum. La arbitrariedad a la que aludo tiene que ver con el capricho en sus dimensiones, que en un determinado sentido recuerda a los criterios clasificatorios de animales de Borges, donde su fundamento responde a pautas caprichosas pero enormemente sugerentes. El primero, y más largo de todos los capítulos, lleva por título Sola Scriptura, donde un sentido poético recorre los generalmente brevísimos textos alrededor de la escritura, aunque en ocasiones establece un mayor desarrollo que permite un despliegue narrativo de cierta profundidad, como aquellos textos en los que se dialoga con la tradición literaria u otros de forma aforística. Metáforas, paralelismos, juegos de palabras, paradojas, relecturas de la puntuación, una reinterpretación de la escritura que posibilita hallar imágenes y visiones de la realidad que sorprenden y se vinculan en no pocas ocasiones con el surrealismo. Hay incluso algún poema visual.

El resto de capítulos son mucho más breves. El segundo, de título De verbo, et nominibus, et lege, se dedica a la expresión verbal, manteniendo el juego de textos breves y un poco más largos, con una riqueza de técnicas y soluciones que lleva al lector a la sorpresa y la reflexión. El brevísimo capítulo tercero de título Papiroflexias se detiene en barcos y pajaritas y conduce a un cuarto capítulo, también de mínima extensión, titulado Papelería, donde las evocaciones, las metáforas y las imágenes escritas a modo de poemas visuales se imponen. Sirva un ejemplo:  

“¡Sorpresa! Y la Literatura se levantó del papel plantándole cara”.

El capítulo quinto, también muy breve, Hermenéutica del sentido, inicia una serie en la que los capítulos llevan títulos aún más abstractos y conceptuales. El capítulo sexto, Teoría del cuento, desarrolla en seis textos breves y otros dos por añadidura una singular teoría que no debo desvelar sobre la narración y sus problemas, por ejemplo de paginación. Epistolario, con un solo texto de tres líneas, constituye el séptimo capítulo, donde una carta es recibida por avión. El octavo capítulo, Lecturalia, se detiene, es un decir, en la lectura, a través de otro breve texto sobre lectura y resurrección.

El capítulo noveno, de título Errata, sed non corrigenda, se inicia con un poema visual “dadaísta”, que hace pensar si es “errata” o juego deliberado de confusiones (como dijera Aldo Pelegrini, el introductor del surrealismo en Argentina, “para contribuir a la confusión general”). Las erratas permiten un juego de sentidos diversos que además de hacer sonreír, llevan a la reflexión. El capítulo décimo, Musica libera, vuelve a contener un solo texto.

Pro-Letrario. Para-Abecedarium, el capítulo decimoprimero, acoge poemas o textos visuales basados en un juego de letras mucho más que de palabras, en una recreación de interpretaciones y sugerencias, donde a veces los textos incluyen o se transforman en greguerías visuales. El último capítulo propiamente dicho, si cabe considerarlo así, sería el decimosegundo, que lleva por título Praescripta calligraphica, dedicado a la caligrafía, y que se funda de nuevo en la agudeza de metáforas, paralelismos, juegos de palabras, paradojas, relecturas, reinterpretaciones, etc.

Y queda, para finalizar, el ya mencionado Postscriptum. Un único texto, Estampa, cuyo contenido juega con ser concisión y resumen del libro. Recojo un pasaje:

“(…) No, era raro. Mejor dicho, era singular, inusual, impar, insólito, original, extravagante, anómalo, extraño y todo a un tiempo. Esto es, raro, esencialmente raro. Era raro, o sea raro”.

Una aportación literaria que puede decirse que habla de la “escritura del pensamiento”. En su juego de palabras, letras, imágenes y sentidos, este texto de José Calvo González expresa una enorme inteligencia. Constituye un discurso sobre la dialéctica entre forma y contenido de nuestra expresión. Recoge un enorme conocimiento del verbo y hasta una teoría del conocimiento de la escritura en un momento de gran banalización y uso de apócopes para las redes sociales. Un texto de enorme profundidad sobre nuestra tradición escrita y literaria. Una aportación impagable sobre la normativización y el lenguaje, como antes decía citando a Aldo Pelegrini, si se me permite, “para contribuir a la confusión general”.

Dámaso Javier Vicente Blanco
Universidad de Valladolid. España 

-------------
La escritura del pensamiento – MICRAS de José Calvo González, por Damaso Javier Vicente Blanco (Jun 25, 2017), en Subverso. Isla de libertad crítica, literaria y cultura [ISSN 2444-7471. Revista editada desde Valladolid por la ‘Cátedra Miguel Delibes’ (Graduate Center de City University of New York (CUNY) y Universidad de Valladolid)]
Accesible en: http://www.subverso.es/
Accesible en: http://www.subverso.es/?p=3922

Sunday, June 25, 2017

Arte y Derecho. De la Justicia yacente


Alegoría de la Justicia (c, 1599), por Pedro de la Cuadra (?- 1629). Relieve en madera policromada. Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Procedencia Convento de Nuestra Señora de la Merced (Valladolid), de donde salió tras las Desamortizaciones del s. XIX. Renacimiento


Allegoria della Giusticia (1656), por Bernardino Mei (1612-1671). Óleo sobre tela. Col. privada. Barroco
 
 
Gerechtigheid voor Geertruidenberg (1684), por Aart van Tongeren (?-?) Gemeente Geertruidenberg. Barroco
 
Bibliografía:
Andrés Merino, "¿La Justicia derrotada?: Una extraña tabla policromada en Valladolid", Revista de Arte – Logopress, 8. Abril, 2012 (accesible en: http://www.revistadearte.com/2012/04/08/la-justicia-derrotada-una-extrana-tabla-policromada-en-valladolid/ )
Bernardino Mei e la pittura barocca a Siena, Fabio Bisogni e Marco Ciampolini (eds.). Firenze: SPES (Studio per Edizioni Scelte),1987.
J. van Mosselveld, "Het schilderij De Gerechtigheid te Geertruidenberg", Brabantse Leeuw  9 (1960), pp. 55-60, y Weegschaal & zwaard: de verbeelding van recht en gerechtigheid in Nederland, M. A. Moelands en J. Th. de Smidt (red), Den Haag: Jongbloed Juridische Boekhandel en Uitgeverij,1999, p. 97.
 
 
XXvvXXvvXX
 
Estas tres obras, pertenecientes al Renacimiento español y Barroco italiano y belga, presentan actitudes posturales poco frecuentes. En el caso de la Alegoría de la Justicia (c, 1599), de Pedro de la Cuadra, su compostura va 'obligada' por la distribución espacial del retablo, situada en la parte inferior. Su melancólica mirada no sugiere tanto, me parece, la derrota como el descanso.
En Allegoria della Giusticia (1656), de Bernardino Mei, la mirada al libro -las Institutiones Iustiniani- merodea entre lo incauto y la confirmación.
Por último, el modo riente de mirar en Gerechtigheid voor Geertruidenberg (1684), de Aart van Tongeren, augura deleite. También el tapete sobre el que su representación descansa casi incita a orientales fantasías de alfombras voladoras.
 
J.C.G.

Saturday, June 24, 2017

Arte y Derecho. 'Iustitia en Iniustitia' (1590), por Hans Vredeman de Vries (1527-1607)



Iustitia en Iniustitia [Justicia e Injusticia] (1590), del holandés Hans Vredeman de Vries (1527-1607), forma parte de una serie de ocho grandes pinturas, de las que sólo siete se conservan, encargadas por el Ayuntamiento de Danzig -en la actualidad Gdansk (Polonia)- bajo el tema de la 'buena gobernanza pública' y cuyo remate lo constituyó un Juicio Final de 'boscosas' figuraciones apocalípticas.
La construcción ideológica en todos ellos se articula en torno a una oposición entre virtudes y vicios, a menudo reificando la tradición clásica en los valores cristianos. Así, los temas elegidos fueron, además de este de la Justicia y el del Juicio Final, la Sabiduría, la Piedad, la Libertad y la Armonía y Estabilidad social.
Como en otras composiciones renacentistas existe en Iustitia en Iniustitia una ambición pedagógica destinada al recordatorio del sometimiento de los actos terrenales al Juicio Divino, cuyo destinatario es el colegio de jueces, generalmente ocupado en las ciudades hanseáticas por la élite de los regidores municipales y prebostes pertenecientes a gremios o cofradías de comerciantes.
De un modo patente, y con imaginería en referencias de detalle poco discutibles, con la probidad y rectitud del Tribunal de la Justicia, cuyos miembros embocan las manos en las mangas de sus togas, contrasta alardeao de manos desnudas entre los integrantes del Tribunal de la Injusticia. Elementos palmariamente identificables como propios del soborno y la práctica corrupta del Ius Patrium -en la columna central y siempre subordinado el Evangelio- se atestan del lado derecho de la imagen, así como las consecuencias que deparan en los más humildes y miserables, derramados al pie de las escalinatas. Del contrario, éstos reciben indulgente auxilio y misericordioso socorro. Las figuras femeninas más próximas a Tribunal de la Justicia se simbolizan como Veritas -portando lo que parece una barita de acebuche para castigar la mendacidad-Ratio -un libro- e Indagatio -una lente de aumento. Su postura hereda el canon de la Tres Gracias.
Las hornacinas de concha en cada modelo -Justicia e Injustcia-  albergan, respectivamente, el libro de las leyes y una bolsa de monedas.
Más al fondo se advierte la escena en que un catafalco ha sido erigido para la ejecución de un tormento en plaza pública.
 
J.C.G.
 
 

Friday, June 23, 2017

Stefano Rodotà (1933-2017)


Stefano Rodotà (Cosenza, Italia; 30 de mayo de 1933-Roma, Italia; 23 de junio de 2017)
 
 
Stefano Rodotà
Foucault e le nuove forme del Potere
Roma: L'Espresso, (La Biblioteca di Reppublica), 2011, 95 pp.
ISBN: 97878804429
 
 
 
 

 
 
Stefano Rodotà
Diritto d’amore
Roma/ Bari: Laterza, 2015, 150 pp.
ISBN: 9788858121245
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Arte y Derecho. Tribunal de la Moneda de Brabante en Amberes (1594), por Maerten de Vos (1532-1603)


Maerten de Vos (1532-1603). De Vierschaar van de Brabantse Munt in Antwerpen (1594)
Museum Rockoxhuis. (inv. Núm. 77.4). Óleo sobre tabla
Amberes. Bélgica


Maerten de Vos (1532-1603), exquisito ejemplo del manierismo flamenco ofrece en esta tabla -dispuesta con la intención de trasladar al ánimo de los prebostes y jurados del Tribunal de la Moneda (del Ducado de Bramante. Bélgica y Países -Bajos) una reflexión  sobre sus deberes y responsabilidades- un variado conjunto de alegorías jurídicas. Con la Justicia en el centro, representada en la figura femenina que porta espada y balanza, prevaleciendo -coronada del  laurel, símbolo de la victoria- sobre el fraude -una mujer a la que una movida máscara descubre su el rostro- y la violencia sometida.  Del lado izquierdo de la imagen aparecen Moisés, señalando la Tablas de la Ley, y sólo un poco por detrás, Justiniano, legislador, en un cómplice cruce de miradas.  De la parte derecha, Numa Pompilius, segundo rey de Roma, a quien su esposa, la ninfa Egeria, inspira para la promulgación de leyes sagradas. Al extremo más cercano, el erudito romano Cayo Plinius Secundus, apoyado en su obra, paradigma de sabiduría. De ambos lados, los severos miembros comisionados del Serment van de Munt van Brabant.

J.C.G.


Fuente:

Arte y Derecho. Cubismo y Leyes (del azar). Jean Hans Arp (1887-1966)


Jean [Hans] Arp (1887-1966)
Collage Arranged According to the Laws of Chance (1916)
Museum of Moderm Art. New York
 
 
Jean Arp con monóculo (1926)
Anónimo

Thursday, June 22, 2017

De combinatoria kafkiana. Variaciones sobre ‘Vor dem Gesetz’. Un poema visual de Maria Pina Fersini






Maria Pina Fersini
 
 
Maria Pina Fersini (Lecce. Italia, 1986) es Dra. en Derecho , con mención 'Doctor Europaeus', por la Università degli Studi di Firenza y por la Universidad de Málaga.

Wednesday, June 21, 2017

Brasil. Direito e Psicanálise. Sobre ‘Ensaio sobre a Cegueira’ de José Saramago. Novedad bibliográfica



Jacinto Nelson de Miranda Coutinho (org.)
Direito e Psicanálise – Interseções e Interlocuções a partir de ‘Ensaio sobre a Cegueira’ de José Saramago
Rio de Janeiro: Lumen Iuris, 2017, 248 pp.
ISBN: 9788551901229

Colaboran: Agostinho Ramalho Marques Neto, Alexandre Morais da Rosa, Alicia Ruiz, André Karam Trindade, Celso Luiz Ludwig, Cyro Marcos da Silva, Elisabeth Bittencourt, Fabiano de Mello Vieira, Fábio Belo, Filipe Pereirinha, Henriete Karam, Hugo Mengarelli, Jacinto Nelson de Miranda Coutinho, Jeanine Nicolazzi Philippi, José Calvo Gonzalez, José Martinho, Eduardo Douglas Price, Lijeane Cristina Pereira Santos, Luiz Alberto David Araujo, Mauro Mendes Dias, Noêmia Crespo, y Rubens Casara.

 
XXXxxvvxxXXX

Muy contento por haber colaborado nuevamente con el Núcleo de Direito e Psicanálise [Setor de Ciências Jurídicas. Faculdade de Direito. Programa de Pós-graduação em Ciências Jurídicas. Universidade Federal do Paraná (Curitiba. Brasil)]. Toda mi gratitud al Prof. Dr. Jacinto Nelson de Miranda Coutinho - Catedrático de Direito Processual Penal- por su extraordinario empeño organizador y su constante afecto personal.

Mi contribución a la obra lleva por título: “Del Ensayo sobre la ceguera. ‘Revela óculos meus’: el desengaño de lo visible y el espectáculo de la Ley”.

J.C.C.

Arte y Derecho. Alegoría de la Justicia. Filippo Pedrini (Bolonia 1763-1856)


Alegoría de la Justicia
Filippo Pedrini (1763-1856)
Museo del Prado (Madrid). Inventario Legado Pedro Fernández Durán, 1931. núm. 1743 
Siglo XVIII. Aguada parda, Pluma sobre papel agarbanzado, 160 x 221 mm.

La figura femenina, sentada de frente sobre nubes semidesnuda y tocada con un casco, sostiene en su mano derecha la espada y la izquierda se apoya en un escudo. A su lado, un amorcillo con la balanza. A la derecha, recostada, otra figu
La figura femenina, sentada de frente sobre nubes semidesnuda y tocada con un casco, sostiene en su mano derecha la espada y la izquierda se apoya en un escudo. A su lado, un amorcillo con la balanza. A la derecha, recostada, otra figura femenina.
Pedrini (1763-1856) quien recoge la lección de rebuscada elegancia de Vittorio Maria Bigari, unida a la rápida ejecución de la pintura decorativa de los Gandolfi. Filippo fue considerado como uno de los más interesantes pintores decorativos de la Bolonia de finales del siglo XVIII y principios del XIX. En los últimos años de su vida, su estilo incorpora el clasicismo prerromántico de Felice Giani. En sus dibujos, que siguen el estilo de los Gandolfi, es aún más marcada la evolución de las formas hacia el clasicismo imperante. (Texto extractado de Museo del Prado. Catálogo de dibujos. Vol. VII Dibujos italianos del s. XVIII  y XIX, Madrid: [s.n.], 1990, p. 121).

Filippo Pedrini (Bolonia 1763-1856)
Discípulo de su padre Domenico, recoge la lección de rebuscada elegancia de Vittorio Maria Bigari, unida a la rápida ejecución de la pintura decorativa de los Gandolfi. Filippo Pedrini fue considerado como uno de los más interesantes pintores decorativos de la Bolonia de finales del siglo XVIII y principios del XIX. De él son los frescos de los Palacios Pallavicini, Tanari y Hercolani, en Bolonia. En 1812 fue elegido académico de la Academia Pontificia. En los últimos años de su vida, su estilo incorpora el clasicismo prerromántico de Felice Giani. En sus dibujos, que siguen el estilo de los Gandolfi, es aún más marcada la evolución de las formas hacia el| + clasicismo imperante.
(Manuela Mena Marques, Museo del Prado. Catálogo de dibujos. Vol. VII Dibujos italianos del s. XVIII  y XIX, Madrid: [s.n.], 1990, p. 120, núm. 227)

Tuesday, June 20, 2017

Arte y Derecho. Antigua Casa del Gremio de Comerciantes de Paños (Gewerbehaus) 1619-1621. Bremen (Alemania).


Gewerbehaus (1619-1621). Bremen (Alemania), © José Calvo González, 2013


Gewerbehaus (1619-1621). Bremen (Alemania), © José Calvo González, 2013

Antigua Casa del Gremio de Comerciantes de Paños (Gewerbehaus), en arquitectura renacentista tardía, originalmente construida entre 1619 y 1621. Edificio de usos múltiples, como era costumbre, en cuyas instalaciones se llevaban a cabo, además de las  reuniones gremiales, diversas celebraciones, entre otras ceremonias de enlace matrimonial. A partir de 1861 albergó la Cámara de Comercio (Handwerkskammer). Destruida el 6 de octubre de 1944 durante los bombardeos de IIª Guerra mundial sólo su fachada permaneció en pie, se reconstruyó con posterioridad (1948-1951) siguiendo su planta original, con recuperación del color (1965) y ligeras reformas en la fachada (1999). Adquirida por la ciudad en 1959 es hoy sede de la Cámara de Artesanos.
J.C.G.

Saturday, June 17, 2017

The Spirit of Justice y The Majesty of Justice (1932-1934), de Carl Paul Jennewein (1890-1978)


¿De la carne o del espíritu de la Justicia?

 
 

The Spirit of Justice y The Majesty of Justice (1932-1934), de Carl Paul Jennewein (1890-1978), dos estatuas Art Deco que se permanecían flanqueando la Gran Sala del Department of Justice Building de los Estados Unidos (Washington, D.C.) desde 1936, fueron objeto de pudoroso ocultamiento bajo el lienzo de unas cortinas de color azul, lo que reportó gastos cefrados e 8000 $. Sucedió el año 2002 por expreso deseo de John David Ashcroft (1942-), que en esa fecha ocupaba el cargo de U.S. Attorney General, durante la administración del Presidente George W. Bush.





Parece que Lady Justicie mostraba más carne de la debida para su espíritu, lo que detectó y corrigió Ashcroft, rápidamente envolviéndola.
 
  
John David Ashcroft




La famosa estatua ya había sido objeto de una fotografía el año 1986, cuando apareció a la espalda de Edwin Meese (1931-), The Attorney General's Commission on Pornography durante la presidencia de Donald Reagan, mientras éste presentaba el no menos célebre Meese report (1986) sobre la pornografía, ofreciendo un plano que lo glorificó.



En 2005, Alberto Gonzales (1955-), nuevo U.S. Attorney General, también bajo el mandato de Presidente Bush, otra vez la descubrió.
 
 
 
Aguardamos con verdadero interés conocer cuál será la posición de Jeff Sessions (1946-), Attorney General con el actual Presidente Donald John Trump.  
Pues ésta puede ser 'la historia interminable', ya que el número de tontos se aproxima -a grab velocidad- al infinito.

J.C.G.

The Bloomsday After. Sobre el laberinto edwardiano del poder en las capellanías y audiencias de Dublín


James Joyce (1990), Dublin, O’Connell Street, por Marjorie Fitzgibbon (1930-)
 
 
 
 
Peter Kuch (ed.)
Irish Divorce/Joyce’s Ulysses
New York, Palgrave Macmillan, 2017, XXVIII+289 pp.
ISBN: 9781349951871
This engrossing, ground-breaking book challenges the long-held conviction that prior to the second divorce referendum of 1995 Irish people could not obtain a divorce that gave them the right to remarry. Joyce knew otherwise, as Peter Kuch reveals—obtaining a decree absolute in Edwardian Ireland, rather than separation from bed and board, was possible. Bloom’s “Divorce, not now” and Molly’s “suppose I divorced him”—whether whim, wish, fantasy, or conviction—reflects an Irish practice of petitioning the English court, a ruse that, even though it was known to lawyers, judges, and politicians at the time, has long been forgotten. By drawing attention to divorce as one response to adultery, Joyce created a domestic and legal space in which to interrogate the sometimes rival and sometimes collusive Imperial and Ecclesiastical hegemonies that sought to control the Irish mind. This compelling, original book provides a refreshingly new frame for enjoying Ulysses even as it prompts the general reader to think about relationships and about the politics of concealment that operate in forging national identity
Table of contents
1.- Reading Sex, Love, and Divorce in Ulysses as Certain Uncertainties
2.- “Not now”—Breakfast at No. 7
3.- Bloom in the Sexualized City
4.- “Bloowho” and Silence
5.- Sex, Pleasure, Guilt, and Divorce
6.- Money and Divorce
7.- Bloom Enters the Bed
8.- Will They or Won’t They?
 
Peter Kuch studied with Richard Ellmann and John Kelly at Oxford. Since then he has held posts at the University of Newcastle, Australia; Université de Caen, France; and the University of New South Wales, Australia. He has also held Fellowships at the Australian National University; Trinity College, Dublin; and Notre Dame, Indiana. At present he is the inaugural Eamon Cleary Professor of Irish Studies at the University of Otago in New Zealand.
 
 
Adrian Hardiman
Joyce in Court
London: Head of Zeus, 2017, 352 pp.
ISBN: 9781786691583
Books about the work of James Joyce are an academic industry. Most of them are unreadable and esoteric. Adrian Hardiman's book is both highly readable and strikingly original. He spent years researching Joyce's obsession with the legal system, and the myriad references to notorious trials in Ulysses and Finnegans Wake.
Joyce was fascinated by and felt passionately about miscarriages of justice, and his view of the law was coloured by the potential for grave injustice when policemen and judges are given too much power. Hardiman recreates the colourful, dangerous world of the Edwardian courtrooms of Dublin and London, where the death penalty loomed over many trials. He brings to life the eccentric barristers, corrupt police and omnipotent judges who made the law so entertaining and so horrifying.
This is a remarkable evocation of a vanished world, though Joyce's scepticism about the way evidence is used in criminal trials is still highly relevant.
Justice Adrian Hardiman was a judge of the Irish Supreme Court and generally acknowledged as the most brilliant lawyer of his generation. He died suddenly in 2016. His funeral was a major national event and he was mourned by thousands of people.
 
 
Mr. Justice Adrian Hardiman (1951-2016)